Venezuela es actualmente el país con la economía más decadente del continente americano, y el hogar de personas que han demostrado un creciente interés por Bitcoin, gracias a que este activo digital se ha convertido en una buena opción para proteger sus finanzas.

La hiperinflación del país petrolero no deja de ser noticia, con índices alarmantes de debacle económico en cada sector de la sociedad, y cuya solución parece estar lejos de llegar. Por tal motivo, no es de extrañar que muchos ciudadanos acudan a la red para incursionar en las criptomonedas, pese a los excesivos controles cambiarios que el Estado mantiene.

En este sentido, Venezuela ha establecido nuevamente un récord de volumen semanal en LocalBitcoins. Un elemento a considerar para verificar el volumen de este activo es cómo la inflación local influye en su precio, es decir, el hecho de que la cantidad de bolívares invertidos se incremente no quiere decir que existirán más compradores de Bitcoin.

Esto se debe a que el poder adquisitivo del venezolano se pierde a medida que la inflación se recrudece, y lógicamente, es necesario gastar más bolívares para obtener la misma cantidad de bitcoins. A esta situación se suma el hecho de que el precio de la moneda digital no es el más estable.

A pesar de la compleja situación económica, Venezuela ha establecido un nuevo récord en LocalBitcoins, ya que la semana pasada alrededor de 11 millones de bolívares fueron comerciados en la plataforma, rompiendo el hito de 8,8 millones de bolívares de la semana pasada. La gráfica que evidencia esta información fue presentada en Coin.Dance.

El Banco Central de Venezuela y las entidades financieras del Estado mantienen controles lapidarios en la forma como la gente debe gastar su dinero, además de manipular los mercados cambiarios más importantes, como el oro, la plata o cualquier otro activo.

La creciente tendencia al uso de criptomonedas en el país, de momento no ha hecho hablar a ninguna autoridad gubernamental sobre una posible regulación, sin embargo, es difícil pensar que con o sin regulaciones los ciudadanos puedan notar alguna diferencia con respecto de la moneda local.