Los legisladores del estado de Washington, Estados Unidos, han iniciado la implementación de un nuevo marco legal en relación a las criptomonedas, como una forma de reforzar las nuevas regulaciones sobre monedas digitales divulgadas el pasado 23 de julio de 2017. Los legisladores aprobaron el proyecto de ley de transmisión de dinero en abril, y lo presentaron ante la oficina del gobernador Jay Inslee para que fuese firmado.

Nueva regulación

Bajo este nuevo proyecto regulador, los intercambios de criptomonedas deben contar con la aprobación del estado de Washington a través de una licencia emitida por el Departamento de Instituciones Financieras, para poder realizar sus operaciones. De igual forma, estarán obligados a someterse a una auditoría periódica de todos sus sistemas de datos.

Los legisladores del estado de Washington comenzaron en enero el estudio de esta nueva regulación, conocida como la Ley del Senado 5031. El proyecto busca representar una enmienda de las leyes de transmisión de activos vigentes en el estado, para así involucrar a las compañías especializadas en transacciones con monedas digitales. El proyecto de ley indica además que todo negocio que transmita monedas digitales debe contar con un volumen de activos similar al del titular.

Posiciones en contra

En el desarrollo del proyecto de ley hubo puntos de vista que contrastaron con la posición de los senadores. En este sentido, empresas como Poloniex y Bitfinex anunciaron que anularían sus operaciones en el estado de Washington gracias a esta nueva ley.

Por otra parte, la firma de intercambios Gemini, con sede en Nueva York, recibió la aprobación del Departamento de Servicios Financieros de Nueva York (NYDFS, por sus siglas en inglés), para iniciar sus operaciones en el estado de Washington a principios de este año.

Según la superintendente de la NYDFS, María Vullo, esta licencia fue el resultado de una acción conjunta entre la institución que representa y la Conferencia de Supervisores de Bancos Estatales, organismo encargado de supervisar el funcionamiento de las instituciones financieras de cada estado del país.