La psicopatía se caracteriza por la falsedad y la manipulación; sin embargo, ninguna investigación ha indagado si existe una asociación entre una mayor tendencia psicopática con una mejor “capacitación” de mentir, por lo que hasta ahora no existe una clara evidencia sobre si los individuos con este trastorno, tienden a mentir más o mejor que otros. En un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Hong Kong, se comprueba de que las personas con rasgos psicopáticos altos, son mejores en aprender a mentir.

Para averiguar si los individuos con altos niveles de rasgos psicopáticos eran mejores mentirosos, los investigadores reclutaron a 52 estudiantes de la Universidad de Hong Kong. Para determinar los niveles de psicopatía, a los participantes se les realizó un cuestionario para evaluar la psicopatía en un contexto no clínico; 29 de ellos mostraron altos niveles de rasgos psicopáticos.

A los estudiantes de ambos grupos se les mostró una serie de fotografías de rostros familiares y desconocidos. Recibieron una señal para dar una respuesta honesta o deshonesta cuando se les preguntó si conocían a la persona en la fotografía o no.

Los investigadores midieron los tiempos de reacción de los estudiantes para cada respuesta y observaron su actividad cerebral usando la metodología de imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf). Los participantes luego completaron un ejercicio de entrenamiento de dos sesiones antes de repetir la tarea.

Una vez completado el ejercicio de entrenamiento, los individuos con altos niveles de rasgos psicopáticos tenían tiempos de respuesta significativamente más cortos cuando se les pidió mentir. Los individuos con bajos niveles de rasgos psicopáticos no mostraron cambios en el tiempo de respuesta.

La diferencia puede deberse a la forma en que se desarrolla el cerebros de individuos con niveles bajos y altos de rasgos psicopáticos.

La Dra. Tatia Lee del Laboratorio de Neuropsicología de la Universidad de Hong Kong y coautora del estudio explica: “Para mentir, la información verdadera necesita ser suprimida e invertida, por lo que mentir requiere una serie de procesos cerebrales que incluyen atención, memoria de trabajo, control inhibitorio y resolución de conflictos, procesos que encontramos reducidos en individuos con altos niveles de rasgos psicopáticos.”

En contraste, el estudio encontró que los individuos con bajos niveles de rasgos psicopáticos, esta actividad relacionada con mentir, aumentó el “esfuerzo” cerebral adicional requerido para procesar respuestas falsas, por lo que no fueron capaces de mejorar sus tiempos de respuesta.

Los hallazgos indican que las personas con altos rasgos psicopáticos pueden no tener una capacidad “natural” para mentir mejor, sino que son mejores en aprender a mentir, según los investigadores. Además advirtieron que como todos los participantes en este estudio eran estudiantes universitarios, sería necesario realizar más investigaciones para poder generalizar los hallazgos a individuos con altos niveles de rasgos psicopáticos en otras poblaciones.