China Censura

El gobierno de China esta forzando a cierta minorías étnicas, como musulmanes, a instalar una aplicación en sus smartphones que ayudará a monitorear sus actividades en busca de contenido terrorista o que incumplan las normas. Aquellos que no cumplan con el mandato, se enfrentarán a una pena de cárcel de 10 días.

La iniciativa fue puesta en marcha en la ciudad Ürümqi, capital de Xinjing en China Occidental. Las autoridades enviaron mensajes a los residentes vía WeChat instando a que instalen una aplicación para Android llamada Jingwang cuyo propósito es el de espiar a los usuarios y detectar si estos consumen contenidos terroristas (libros, vídeos y/o documentos) o que incumpla los valores socialistas fundamentales. El mensaje también ha sido publicado en panfletos que incluyen un código QR para descargar la aplicación:

Según explican los medios locales, esta región de China esta ocupada por minorías musulmanas y el mensaje fue enviado tanto en Mandarín como en Uyghur que es el idioma hablado por un grupo étnico llamado Uighur, cuya población alcanza los 8 millones.

Las autoridades han advertido además que realizarán chequeos regulares al azar en las próximas semanas para verificar que todos han instalado la app Jingwang. Si la aplicación detecta contenido que viola las normativas establecidas, los usuarios deberán eliminarlo, de lo contrario se enfrentarán a detenciones y cumplirán condenas en cárcel.

Administración de Ciberespacio de China elimina más de 7.000 aplicaciones móviles

La app Jingwang puede espiar la mayoría de las actividades que se realizan en el teléfono, incluyendo el registro de las conversaciones en WeChat y Weibo. Además, esta aplicación también recolecta las credenciales de acceso a la red WiFi, el IMEI del dispositivo, los datos de la SIM, listado de los archivos multimedia almacenados así como su firma digital, todos los cuales son enviados a servidores gestionados por el gobierno.

De momento esta campaña de ciberespionaje tiene como objetivo a los usuarios de Android, sistema operativo móvil que es utilizado por casi el 90% de los smartphones en China. Esta nueva medida se suma a las otras campañas de censura que esta llevando a cabo el gobierno de China, como el bloqueo de los servicios VPN, redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp.

Más en TekCrispy