Agua De Mar

Más del 70% de la superficie de la Tierra está cubierta de agua. Sin embargo, la mayor parte de esa agua, específicamente 97,3%, no es potable para los humanos. El hecho de que no podamos beber agua del mar puede parecer extraño, más cuando se sabe que nuestros cuerpos necesitan tanto agua como sal para su normal funcionamiento.

Además del hecho de que no sabe muy bien, beber agua del mar es una mala idea porque paradójicamente, causaría deshidratación. El problema con esta agua es la cantidad de sal que contiene. Nuestros cuerpos sólo necesitan una pequeña cantidad de cloruro de sodio (sal); cuando tomamos demasiada, nuestros riñones deben deshacerse del exceso de sal a través de la orina.

La sangre humana tiene una salinidad de 9, lo que significa que hay 9 gramos de sal y 991 gramos de agua en cada 1.000 gramos de líquido. El agua de mar se considera un líquido hipertónico, lo que significa que contiene más sal que la sangre humana. De hecho, el agua del mar tiene una salinidad de 35, que es aproximadamente cuatro veces la salinidad de la sangre.

Beber agua salada provoca que el cuerpo tenga que deshacerse del exceso de sal al orinar más agua de la que inicialmente se ingirió. En lugar de saciar la sed, el cuerpo en realidad sufriría una pérdida neta de agua, lo que deriva en aumento de la sed y deshidratación.

Estas son algunas reacciones de los animales cuando ocurren eclipses

Además de agotar el suministro de agua del cuerpo, beber agua salada también puede provocar calambres musculares, náuseas y elevación de la presión arterial. Si se continúa bebiendo agua salada en vez de agua dulce, eventualmente se experimentaría efectos aún peores, tales como fallos orgánicos, coma e incluso la muerte.

El agua de mar puede ser desalinizada para llevarla a niveles de salinidad donde pueda ser consumible, pero la técnica es compleja y de alto consumo energético.

Más en TekCrispy