Quadcopter Drone

El gobierno en Reino Unido anunció sus planes de forzar a todos los propietarios de drones privados a que registren su dispositivos así como hacer un test de vuelo por seguridad. Las reglas afectarían a todos los drones que pesen más de 250gr y estas tienen su origen en las crecientes preocupaciones que tienen las autoridades por el número de encuentros entre drones y aviones.

Según la Autoridad Civil de Aviación, en los últimos cuatro meses se han investigado no menos de 22 incidentes en los que drones fueron volados muy cerca de aviones comerciales que despegaban o aterrizaban. El mayor inconveniente es que para la policía se le hace casi imposible rastrear a los propietarios de estos drones.

Las investigaciones han demostrado que incluso aquellos drones relativamente pequeños volando a una velocidad moderada pueden causar serios daños a las ventanas de aviones o a las álabes de los helicópteros. Además hay preocupaciones de que estos puedan ser utilizados en las cercanías de un aeropuerto y las pistas de aterrizaje con la intención de interferir en los vuelos.

El Departamento de Transporte por su parte, ha dicho que el test que será de carácter obligatorio es para determinar que el propietario de un drone pueda “probar que conoce las regulaciones de seguridad y privacidad“. Además, el gobierno pretende extender las zonas prohibidas de vuelo a las cercanías de los aeropuertos, prisiones y otras áreas sensibles.

De forma similar, Estados Unidos también promulgó una norma que intenta regular el uso de drones privados pero debido a los problemas legales se terminó exigiendo aplicar las normas de registrar su drones aquellos que tendrán uso comercial.