Ejercicio Fisico Mayores

Numerosos estudios han demostrado que el ejercicio físico resulta beneficioso en la prevención del deterioro cognitivo y la demencia en la vejez. Sin embargo, hasta la fecha, poco se sabe sobre los mecanismos neurometabólicos y moleculares subyacentes a este efecto positivo. En un reciente estudio llevado a cabo en la Universidad Goethe de Frankfurt, los investigadores exploraron cómo el ejercicio físico afecta el metabolismo cerebral.

Con el fin de avanzar en el estado actual de los conocimientos sobre la influencia positiva de la actividad física en el cerebro, los gerontólogos y médicos deportivos de la UG han examinado los efectos del ejercicio regular sobre el metabolismo cerebral y la memoria, realizando un estudio que incluyó a 60 participantes entre 65 y 85 años, en un ensayo controlado aleatorio. Los resultados obtenidos indican que el ejercicio físico regular no sólo mejora la aptitud, sino que también tiene un impacto positivo en el metabolismo cerebral.

¿Pueden algunos alimentos tener una carga calórica negativa?

Los investigadores examinaron minuciosamente a todos los participantes en el estudio, evaluando los parámetros relacionados con el movimiento, la aptitud cardiopulmonar y el rendimiento cognitivo. A fin de determinar el metabolismo y la estructura cerebral, se utilizaron tomografías por resonancia magnética y espectroscopía de resonancia magnética.

Después de estos exámenes, los participantes montaron una bicicleta de ejercicio tres veces a la semana sobre un período de 12 semanas. Las sesiones de entrenamiento de 30 minutos fueron adaptadas individualmente al nivel de desempeño de cada sujeto. Los participantes fueron examinados de nuevo después del final del programa, con el fin de documentar los efectos de esta actividad física en el metabolismo cerebral, el rendimiento cognitivo y la estructura del cerebro. Los investigadores también indagaron en qué medida el ejercicio había provocado una mejora en la aptitud física de los participantes.

Como era de esperar, la actividad física había influido en el metabolismo cerebral; impidió un aumento de la colina, un nutriente esencial que sirve de marcador al metabolismo cerebral. La concentración de este metabolito a menudo aumenta como resultado del incremento de la pérdida de células nerviosas, lo que ocurre típicamente en el caso de la enfermedad de Alzheimer.

El ejercicio físico condujo a concentraciones estables de colina cerebral en el grupo de entrenamiento, mientras que en el grupo de control los niveles de colina aumentaron. Además, la aptitud física de los participantes también mejoró, mostrando una mayor eficiencia cardiaca después del período de entrenamiento.

Tu perro puede ser el mejor entrenador personal que puedas tener

El profesor Johannes Pantel, autor principal del estudio y director del Departamento de Gerontología del Instituto de Medicina General de la Universidad de Goethe, declaró: “En general, estos hallazgos sugieren que el ejercicio físico en adultos mayores, no sólo mejora la condición física sino que también protege a las células del cerebro, previniendo el deterioro cognitivo y disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas.”

Más en TekCrispy