Luego del desprendimiento del colosal iceberg ocurrido en la plataforma Larsen C de la Antártida, los científicos aclararon sobre el poco impacto que este suceso iba a generar; sin embargo, un grupo de especialistas de National Geographic se planteó realizar una ejercicio de simulación, considerando un escenario en que los efectos del calentamiento global, consume los polos y nos muestran cómo se vería el mundo si todo el hielo se derritiera.

En la Tierra hay más de 8 millones de kilómetros cúbicos de hielo; si seguimos agregando carbono a la atmósfera, muy probablemente provoquemos que esta inmensa masa gélida termine desapareciendo. La temperatura promedio actual de la Tierra es de 14° Centígrados (58° Fahrenheit); en el modelo realizado, no contar con el hielo polar, elevaría la temperatura media del planeta a casi el doble, unos 26° Centígrados (80° Fahrenheit), lo cual generaría una serie de secuela ambientales desastrosas.

En la simulación hecha, todo el hielo en la tierra se ha derretido y drenado en el mar, elevándolo su nivel en 65 metros (216 pies), creando nuevas costas para nuestros continentes y mares interiores.

Norteamérica

Todo el litoral atlántico se desvanecería, junto con Florida y la costa del Golfo. En California, las colinas de San Francisco se convertirían en un grupo de islas y el Valle Central, una bahía gigante. El Golfo de California se extendería hacia el norte más allá de la latitud de San Diego.

Sudamérica

La cuenca amazónica en el norte y la cuenca del río Paraguay en el sur, se convertirían en calas atlánticas, destruyendo Buenos Aires, el litoral uruguayo y la mayor parte de Paraguay. Los estiramientos montañosos sobrevivirían a lo largo de la costa caribeña y en Centroamérica.

África

En comparación con otros continentes, África perdería menos de sus tierras por esta elevación del nivel del mar, pero el aumento del calor de la Tierra podría hacer que gran parte del continente sea inhabitable. En Egipto, las ciudades de Alejandría y El Cairo serían inundadas por un intruso mar Mediterráneo.

Europa

En el modelo desarrollado por los especialistas, Londres y Venecia pasarían a ser un recuerdo al ser cubiertas por las aguas del mar Adriático; la misma suerte correría Helsinki, Estocolmo, Copenhague, entre otras importantes ciudades. Mucho antes de llegar a este punto, Holanda y la mayor parte de Dinamarca ya habría desaparecido. Mientras tanto, las aguas en expansión del mar Mediterráneo habrán incrementado el nivel del mar Negro y del mar Caspio.

Asia

La tierra ahora habitada por 600 millones de chinos se inundaría por completo, como lo haría la mayor parte de Bangladesh, habitada hoy por 160 millones de personas, y gran parte de las costas de la India; Calcuta, Mumbai, Singapur, Hong Kong y otras ciudades quedarían totalmente anegadas. La inundación del delta del Mekong dejaría a las montañas de Cardamomo de Camboya encalladas como una isla.

Australia

Aunque es predominantemente desértico, el continente ganaría un nuevo mar interior, pero perdería gran parte de la estrecha franja costera, donde actualmente vive alrededor del 80% de los australianos.

El resultado de esta simulación se basa en cálculos precisos y nos muestra un mapa de la Tierra bastante diferente al que tenemos hoy en día. Sin embargo, aunque se trata de una amenaza real, consecuencia de la acción humana en el planeta, los expertos señalan que llegar a este escenario tomaría unos 5.000 años.

Escribir un comentario