Jasmin And Aladdin

Disney lleva varios meses en rondas de casting abiertos para encontrar a los actores que serán los nuevos rostros de Aladdin y Jazmín en el live action de uno de sus clásicos animados, el cual será dirigido por Guy Ritchie.

Sin embargo, tanto el estudio como Ritchie han alegado que encontrar a los actores ideales ha sido una tarea sumamente ardua, incluso después de ver a 2000 mil posibles actores que han leído los parlamentos de ambos personajes.

Esto podría considerarse un punto válido, pero dentro de las declaraciones hay cosas que se vuelven un poco dudosas. Según The Hollywood Reporter, el problema ha recaído en el hecho de que encontrar a un actor en sus 20 años que sea capaz de actuar, bailar y cantar ha sido algo muy complicado, en especial su hay que atribuirle el hecho de que debe tener ascendencia del Medio Oriente o India. Y fui ahí cuando el internet comenzó a cuestionar los motivos.

Supuestamente las primeras opciones para interpretar a Aladdin eran los actores Riz Ahmed y Dev Patel, mientras que para Jazmín era la actriz Naomi Scott (cuya madre es de ascendencia India), y la actriz india Tara Sutaria. Pero el estudio al final decidió darle el papel de Aladdin a un actor poco conocido.

¿Cuál ha sido la respuesta de los aficionados al cine en la web? pues que realmente hay muchísimas opciones para el personaje. Uno de ellos es el actor de Bollywood Ranvir Signh, y junto a él Shahid Kapoor. Aunque ambos ya están en sus treinta siguen teniendo el carisma y el físico para dar la talla. Por su parte, Patel aún estaría dentro del rango de la edad, y aunque quizás no tiene las mejores habilidades de canto y baile, ya se sabe que Disney no presta demasiada atención a esos detalles cuando les conviene. Por algo muchas personas dudaron de la capacidad de Emma Watson para realmente interpretar a Bella.

Los fanáticos y seguidores de este proyecto están al tanto de la importancia que hay detrás de una buena decisión de casting para una película como Aladdin, sin embargo, estamos hablando de que en el Medio Oriente y al sur de Asia hay un billón de habitantes, es posible encontrar a dos actores entre tantas personas, incluso dos que puedan llenar las expectativas no solo actorales, sino de canto y baile que el estudio y la dirección esperan.