A pesar de que cada vez son más en el mundo que se suman a los elogios a favor de las criptomonedas como sistema revolucionario para el sistema económico mundial, también es cierto que muchos especialistas consideran que su funcionamiento podría sacrificar el equilibrio del medio ambiente, específicamente con respecto del calentamiento global.

Es conocido el hecho de que el funcionamiento de muchas monedas digitales como el Bitcoin, depende de las operaciones de minería. Mientras el hardware que hace posible estas operaciones crece, también aumenta la dificultad en la actividad minera que hace posible la constante emisión de nuevos tokens. En este sentido, la dificultad también representa un aumento del consumo energético dentro del ecosistema de las criptomonedas.

El consumo eléctrico de las criptomonedas en cifras

La creciente demanda de procesadores gráficos para actividades de minería en Ethereum, está generando escasez de GPU’s (Unidades de procesamiento gráfico). Esto se ha traducido a la vez en un aumento progresivo del consumo energético. Según información extraída de datas recientes, la totalidad del consumo eléctrico de la red Bitcoin ha crecido 14.54 terawatts-horas (TWh) cada año. Se estima que esta cifra pueda aumentar proporcionalmente al crecimiento de la comunidad.

La cantidad de energía que se necesita para procesar una transacción en Bitcoin es de 163 kWh (kilovatio-hora), que equivale al consumo eléctrico total de un hogar promedio en los Estados Unidos al cabo de unos 5 días y medio. Otra comparación alarmante apunta a que el consumo de la red equivale al gasto de energía anual de países como Turkmenistán, cuya población supera los 5 millones de habitantes y se ubica en el lugar 81 del consumo eléctrico por países a escala global.

Craig Wright presenta prueba falsa ante la corte para desestimar demanda en su contra

A pesar de que Bitcoin es lidera el consumo de energía en el mundo, Ethereum no se queda atrás. La demanda de electricidad para la minería en esta tecnología equivale al consumo energético de Moldova, país que se sitúa en el puesto 120 del ranking, y que cuenta con 3 millones de habitantes.

Cada operación en Ethereum requiere de 49 kWh en promedio, lo que equivale a casi dos días de consumo eléctrico en un hogar de Estados Unidos. De hecho, las actividades mineras en ETH tienen un consumo de 8 veces más energía eléctrica que la requerida por la red tecnológica de las tarjetas de crédito VISA.

Lo cierto, es que estos patrones se mantendrán en constante cambio, en correspondencia con los constantes cambios que se experimentan en estas redes.

Más en TekCrispy