Tal como Samsung lo prometió, el Galaxy Note Fan Edition esta oficialmente en el mercado, aunque de momento solo en Corea del Sur. Este smartphone, debemos recordar, es la versión mejorada y sin batería explosiva del Galaxy Note 7, por lo que comparte muchas de sus características principales.

De entrada, vale la pena señalar que el trabajo que Samsung ha hecho va a nivel tanto interno como externo, aunque el interno es más relevante. La batería explosiva de 3,500mAh implementada en los Galaxy Note 7 ha sido removida, y el Galaxy Note FE utiliza ahora una de 3,200mAh probada por el nuevo sistema de ocho puntos de Samsung para asegurarse de que no se sobre-calienten ni exploten.

Samsung asegura que los componentes reutilizados del Galaxy Note 7 pertenecen a las unidades que no se llegaron a vender y a las partes que tenían sin ensamblar destinadas a la fabricación de más unidades. Así, como hemos dicho, las características del Galaxy Note Fan Edition quedan de esta forma:

  • Pantalla: AMOLED de 5.7 pulgadas
  • Resolución: QHD (2K)
  • Procesador: Samsung Exynos 8890
  • RAM: 4GB
  • Almacenamiento: 64GB
  • Resistencia al agua: Sí, IP68
  • Cámara trasera: 12 megapixeles
  • S Pen: Sí con las funciones del Galaxy Note 7
  • Otras características: Carga inalámbrica, puerto USB-C, lector de huellas frontal, escáner de iris

Un detalle importante que diferencia al Galaxy Note Fan Edition, es que se trata del segundo smartphone de Samsung en incluir el botón Bixby, por medio del cual el usuario podrá acceder rápidamente a las funciones que implementará este nuevo asistente virtual en el futuro —si, porque aunque Samsung diga que Bixby puede utilizarse, sólo algunas funciones están disponibles.

Por fuera, la carcasa del Galaxy Note Fan Edition es muy similar a la del Note 7, y al igual que este último, cumple con los estándares IP68 para hacerlo resistente contra el agua y la suciedad. Otro detalle es que viene disponible en varios colores, como son el Azul coral, el Dorado platinum, el Plata titanium y el Negro onyx.

En cuanto al precio final, 700,000 wones (cerca de US$610) no parecen para nada asequibles para un smartphone que fue lanzado hace un año. Sobretodo si tomamos en cuenta que por unos dólares más podremos obtener un modelo actualizado como el S8.

Escribir un comentario