Se podrían contar por millones la cantidad de observaciones, documentos, estudios y textos que alertan sobre el calentamiento global y los efectos que tiene en el clima. El principal elemento que provoca este aumento de la temperatura ambiental es la liberación de dióxido de carbono, producto de la quema de combustibles fósiles.

El dióxido de carbono que se acumula en la atmósfera aísla la superficie de la Tierra; es como una manta que se calienta. Esta energía aumenta la temperatura media de la superficie terrestre, calienta los océanos y derrite el hielo polar. Como consecuencia, el nivel del mar aumenta y el clima cambia.

Orcas alrededor del mundo se ven amenazadas por contaminante prohibido hace décadas

En un intento por contener los efectos del calentamiento global, surge el Acuerdo Internacional de París, una iniciativa en la cual, las naciones se comprometen a limitar el aumento de la temperatura a 2 grados Celsius.

Los planes internacionales sobre cómo hacer frente al cambio climático son difíciles de pavimentar y tomarán décadas para ver los resultados. La mayoría de los climatólogos están  consternados por el anuncio del presidente Trump, de que Estados Unidos se retiraría del Acuerdo de París, lo cual sin duda, atenta contra la meta propuesta, lo que plantea un escenario indeseable.

Pero en un contexto ideal, donde se pudiera, no sólo alcanzar la meta del Acuerdo de París, sino detener por completo la emisión de dióxido de carbono, ¿Volveríamos a tener el clima de principios del siglo XX?

Lamentablemente la respuesta es: no.

Una vez liberado, el dióxido de carbono se acumula y se desplaza a la atmósfera, los océanos, la tierra, las plantas y los animales de la biosfera. El dióxido de carbono liberado permanecerá en la atmósfera durante miles de años. Sólo después de muchos milenios volverá a las rocas; se podría decir que para los seres humanos, el dióxido de carbono presente en nuestro entorno, permanecerá para siempre.

Si dejamos de emitir dióxido de carbono hoy, no sería el final de la historia del calentamiento global; con la cantidad ya acumulada, la temperatura seguirá aumentando, los océanos seguirán calentándose, el hielo de los polos seguirá derritiéndose, el nivel del mar aumentando y se generarán alteraciones climáticas. Los científicos se refieren a esto como un calentamiento comprometido.

En cualquier caso, no es posible dejar de emitir dióxido de carbono en este momento. A pesar de los significativos avances de fuentes de energía renovables, la demanda total de energía se acelera y las emisiones de dióxido de carbono aumentan.

Un informe de 2011 de la Agencia Internacional de la Energía, afirma que si no logramos revertir el efecto, tendríamos una Tierra 6 °C más caliente, lo cual implicaría severos y drásticos cambios ambientales. Incluso ahora, después del Acuerdo de París, la trayectoria es esencialmente la misma y ya los efectos observados son inquietantes.

Misterio resuelto: por esta razón los mamíferos del ártico presentan niveles elevados de mercurio

Sin embargo, si las emisiones de gases de efecto invernadero se pudieran eliminar con la suficiente rapidez, en un pequeño número de décadas, se podría mantener un nivel de calentamiento manejable. Se podrían retrasar los cambios y nos permitirá adaptarnos. En lugar de tratar de recuperar el clima del que dispusimos en el pasado, tenemos que pensar en cómo abordar los posibles escenarios futuros.

Es difícil decir que nos encontramos en un proceso de transición que nos va a llevar a contener el calentamiento global, y surge la pregunta: ¿Es demasiado tarde para detener el cambio climático?

Más en TekCrispy