Hueso De La Risa

Seguramente, en alguna ocasión, te has golpeado el codo, exactamente en ese punto que provoca esa sensación de hormigueo, entumecimiento y dolor, que corre por el antebrazo y llega hasta los dedos de las manos; ese punto, recibe el nombre de hueso de la risa, y ciertamente es un nombre bastante curioso, ya que ni es un hueso y mucho menos da risa.

Pero el hueso de la risa en realidad es el nervio cubital, una fibra nerviosa que se extiende desde el cuello hasta el final a la mano, el cual transmite estímulos a varios músculos de la mano y el antebrazo, y termina en dos ramas que inervan el meñique y la mitad del dedo anular.

Durante la mayor parte de su recorrido, el nervio cubital está protegido, al igual que el resto de los nervios del cuerpo, por huesos, músculos o ligamentos. Sin embargo, cuando pasa por el codo, lo hace a través de un canal llamado el túnel cubital, y en este punto está protegido solamente por la piel y la grasa, por lo que es vulnerable a los golpes.

Cuando te golpeas el hueso de la risa, en realidad te estás golpeando el nervio contra el hueso y lo comprimes. El resultado es un cóctel de entumecimiento, hormigueo y dolor que se dispara a través de las áreas donde el nervio hace su trabajo: por el antebrazo, la mano, el dedo anular y el meñique.

La sensación de golpear el hueso de la risa, es realmente desagradable; imagina experimentar una irritación crónica allí, como si alguien estuviera golpeando el hueso de la risa, día y noche. Suena como un método de tortura, pero es un problema muy real llamado síndrome del túnel cubital.

El término médico de este punto específico es: epicóndilo medial del húmero. Existen versiones sobre la razón de llamar a este punto como hueso de la risa; una de ellas es que se trata de un juego de palabras anatómico, que surge debido a que el nervio corre a lo largo del húmero, en inglés: humerus, el cual tiene una fonética muy similar a  humorous, que hace referencia al humor. Lo cierto es que cuando te golpeas el llamado hueso de la risa, lo menos que te provoca es reírte.