Fraude

La Guardia Civil de España ha realizado un anuncio donde revela el desmantelamiento de una red criminal que operaba en el país, a través de estafas realizadas por mensajes de texto a usuarios de telefonía móvil. La red de estafas se conoce como Rikati (nombre de la operación de desmantelamiento), y fue conformada por empresas que hasta el momento habían recaudado ilegalmente unos 30 millones de euros.

La operación ha logrado detener a 7 personas, quienes desarrollaban aplicaciones de llamadas nocturnas automáticas a usuarios con tarificación adicional, bajando el volumen del teléfono para no ser detectadas; o suscribían servicios de mensajería Premium sin autorización del usuario. Para lograr la estafa, los criminales actuaban en nombre de otras empresas conocidas y anunciaban el lanzamiento de sus aplicaciones gratuitas a través de las redes sociales, las cuales en realidad eran cobradas cuando su instalación finalizaba.

Hasta el momento, las autoridades han confirmado que más de un millón de personas han sido afectadas en toda España. Los usuarios podrán saber si fueron o no víctimas del fraude a través de una página web habilitada por la Guardia Civil Española, donde deberán ingresar con el número de su celular y la operadora de telefonía móvil.

Este fraude fue orquestado entre junio del año 2013 y febrero del 2016. Las autoridades iniciaron sus investigaciones a partir de la denuncia realizada por parte de las operadoras de telefonía, quienes evidenciaron un aumento exagerado del tráfico de llamadas a dos números con tarificación adicional. De igual forma, los afectados detectaron que las llamadas no eran realizadas por ellos, sino por un malware instalado en sus dispositivos.

La organización delictiva manejaba el dinero robado a través de diez sociedades ubicadas fuera del país y luego lo reintroducía a España. El promedio de cada estafa era de 30 euros por usuario, los cuales podrán recuperar su dinero a través de una reclamación a su operadora de telefonía móvil.