A pesar de los evidentes inconvenientes de vulnerabilidad que presentó Windows Defender y que fueron resueltos a tiempo para fortuna de los usuarios, Microsoft lo está apostando todo a la seguridad del esperado Windows 10. En este sentido, no será necesaria la instalación de antivirus de terceros, puesto que Windows será capaz de defenderse por sí mismo a través de la Fall Creators Update.

Ante la avalancha de ataques de ransomware a escala global, Microsoft incluirá Inteligencia Artificial (IA) en la próxima versión de la Fall Creators Update, para de esta forma combatir contra uno de los malware más peligrosos de la actualidad: NotPetya. Este virus utiliza algunos vectores de infección filtrados a partir del robo de datos que ejecutará The Shadows Brokers a la NSA.

La IA que formará parte de esta actualización estará enfocada en las versiones Enterprise de Windows 10, mejorando el Advanced Threat Protection de Windows Defender. A través de ella se podrán detectar infecciones en sus primeras fases, evitando que surjan más.

Según Engadget, los datos que la compañía Redmond guarda en sus servicios en la nube, serán utilizados para esta nueva actualización. A partir de ellos se creará el antivirus basado en Inteligencia Artificial que traería las mejoras en Windows 10.

La principal función de esta IA será reconocer de inmediato la existencia de un malware en tu ordenador. En este sentido, Microsoft podría almacenarlo de inmediato en la nube y establecer una firma de identidad que se utilizará luego para la protección de otras máquinas.

Inicialmente, estas características solo estarán disponibles para las versiones Enterprise de Windows 10, pero no cabe duda de que Microsoft las podría liberar para otros usuarios en un futuro no muy lejano. La compañía también se ha propuesto extender a otras plataformas su soporte de Advanced Threat Protection.

Escribir un comentario