Protesta Contra Redes Sociales

Taimoor Raza, un pakistaní de 30 años ha sido encontrado culpable de blasfemia por un tribunal de su país, y en consecuencia ha sido condenado a muerte. Se le acusó de diseminar material de odio, lo cual incluye fotografías y comentarios ofensivos. Esto tipifica como publicación de material blasfemo y anti-islámico, según el tribunal de lucha contra el terrorismo que emitió la sentencia.

Hasta el día de hoy el fallo contra Raza es el más severo de los que se han emitido en Pakistán, contra cargos relacionados con el contenido que se publica en redes sociales. Las leyes sobre el particular en el país asiático son bastante severas, y contemplan la posibilidad de la pena capital contra cualquier persona culpable de insultar al profeta Mahoma o al Islam.

El año pasado, en abril, Taimoor Raza fue arrestado, bajo los cargos de publicación en la red social Facebook, donde cuenta con más de 3500 amigos y seguidores, de contenido en el que se denigraba de las esposas del profeta y de prominentes líderes religiosos sunitas. Se le acusó también de mostrar contenido que se considera censurable bajo las leyes pakistaníes a personas que se hallaban en una terminal de autobuses.

[irp posts=”24244″ name=”Falsos rumores esparcidos por Whatsapp terminaron con la vida de 7 personas en la India”]

El condenado había estado sosteniendo una discusión sobre el Islam con otra persona en Facebook, y más tarde se reveló que el interlocutor era un funcionario del Departamento Pakistaní de Lucha contra el Terrorismo. Sobre la base de los comentarios que hizo durante la discusión, Raza fue acusado por el funcionario y arrestado.

Rana Frida Hussain, abogada de la defensa, explicó las circunstancias en las que Raza fue arrestado, por lo que alega la inocencia de su defendido y apelará la sentencia. La blasfemia en Pakistán, incluso cuando no se demuestre, puede derivar en escenarios de violencia y linchamientos y ha cobrado la vida de inocentes. Con todo, las autoridades del país instan a las redes sociales a colaborar en la identificación de quienes publiquen contenido blasfemo.