Venas Azules

A pesar de la percepción que tienes, en realidad las venas no son azules, pero hay razones por las que se ven de esa manera:

La piel absorbe la luz azul

La grasa subcutánea permite que sólo la luz azul penetre la piel hasta llegar a las venas, por lo que este es este el color que se refleja de vuelta. Los colores cálidos y menos energéticos son absorbidos por la piel. La sangre también absorbe luz, por lo que los vasos sanguíneos se ven oscuros. A diferencia de las venas, las arterias tienen paredes musculares, en lugar de paredes delgadas, pero si fueran visibles a través de la piel tendrían una coloración semejante.

La sangre desoxigenada es de color rojo oscuro

La mayoría de las venas llevan la sangre desoxigenada, que tiene un color más oscuro que la sangre oxigenada que circula por las arterias. La profundidad de color de la sangre, es otro factor que hace que las venas se vean oscuras.

Por esta razón los días calurosos de verano son un riesgo para las mujeres embarazadas

Diferentes tamaños de vasos aparecen diferentes colores.

Si te fijas bien en tus venas, por ejemplo, en tu muñeca, verás que no son todas del mismo color. El diámetro y el espesor de las paredes de las venas y la cantidad de sangre que fluye por ellas, tienen influencia en la forma en que la luz es absorbida, siendo otro factor que incide en la coloración que percibimos.

Y entonces… ¿De qué color son las venas?

Si las venas no son azules, puede que te estés preguntando acerca de su verdadero color. Si alguna vez has comido carne, entonces ya sabe la respuesta a esta pregunta; las venas son de color marrón rojizo.

No hay mucha diferencia de color entre las arterias y las venas; son las secciones transversales lo que les hace presentar diferencias, ya que las arterias cuentan con una pared gruesa y de naturaleza muscular, mientras que las venas tienen paredes delgadas.

Más en TekCrispy