Compartir

El tendón de Aquiles es una banda de tejido fibroso que conecta el músculo de la pantorrilla al hueso del talón. Se utiliza en prácticamente todas las actividades que implican el movimiento del pie: caminar, correr, saltar y más. De acuerdo a la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS), es el tendón más grande del cuerpo y puede soportar más de 1.000 libras de fuerza.

Por el protagonismo que tiene en la movilidad del cuerpo, el tendón de Aquiles está frecuentemente expuesto a sufrir lesiones de diferentes magnitudes. Un amplio número de actividades cotidianas como subir escaleras, ascender una colina o una contracción repentina del músculo de la pantorrilla, pueden poner tensión en el tendón de Aquiles y desencadenar una lesión.

Si bien cualquier persona que se dedique a las realizar actividades que utilizan el músculo de la pantorrilla, puede sufrir una lesión en el tendón de Aquiles, son más comunes los llamados “guerreros de fin de semana”; personas que no practican ejercicio de manera regular y que omiten, por desconocimiento o desdén, tomarse el tiempo necesario para realizar un estiramiento y acondicionamiento adecuado, antes de practicar una actividad física.

Las células del cerebro desarrollan más mutaciones a medida que envejecemos

Una lesión del tendón de Aquiles puede sentirse como un broche de presión en la pierna, acompañada de un intenso y agudo dolor. El tratamiento indicado incluye desde el uso de elementos de inmovilización, como el yeso, hasta una cirugía para reparar el tejido. Cualquiera sea el caso, será necesario ejecutar una terapia de rehabilitación. La mayoría de las personas tienden a  volver a su nivel normal de actividad dentro de cuatro a seis meses.

El tendón debe su nombre a la antigua figura de la mitología griega, el guerrero Aquiles, por ser la única parte vulnerable del gran combatiente. Se dice que su madre, la diosa Tetis,  le concedió toda esa robustez, poderío y valentía que le distinguían, al sumergirle de cabeza en las aguas del río Estigia, precisamente sujetándolo por los talones, razón por la que esta zona no recibió los beneficios del conjuro.

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.