Tapes

La polémica de 13 Reasons Why trasciende los Estados Unidos, específicamente en Perú donde recientemente falleció un joven tras cometer suicidio. Su nombre era Franco Alonso Lazo Medrano, de 23 años y era ingeniero industrial, los medios del país comentan que el joven no pudo superar una decepción amorosa al punto que lo llevó a lanzarse desde el cuarto piso del departamento donde vivía.

El incidente conecta con la serie de Netflix cuando las autoridades hallan entre las pertenencias de Franco dos notas con indicaciones. En una de ellas se despedía de Claudia, le dice que la ama y le desea lo mejor y el otra especifica nombres de destinatarios que podrán encontrar unos archivos de audio para ellos en su computadora.

La acción de dejar audios a destinatarios  tras un suicidio es idéntica a la premisa del argumento de 13 Reasons Why, donde su protagonista, Hannah Baker deja 13 cassettes, uno para cada persona que de alguna forma u otra estuvo implicada en su muerte.

Tras su estreno, y su impacto en la cultura del internet expertos y psicólogos encargados de tratar a pacientes con problemas de depresión y tendencias suicidas criticaron la serie por la forma que el tema había sido tratado. Llegaron a decir que el suicido había sido relacionado más con una historia romántica, y llegaron a comentar que la gráfica escena donde Hannah muere puede ser un fuerte detonante para personas con ese tipo de problemas.

A pesar de la controversia que ocasionó el programa, hubo mucha crítica positiva hacia la dirección y las actuaciones del joven elenco, más bien el éxito fue tan grande que hace unas pocas semanas Netflix anunció que renovaron la serie para una segunda temporada. Asimismo, el día de ayer confirmaron que el argumento de la segunda temporada sería en torno a los otros personajes y su percepción sobre Hannah Baker.