Comiendo Chocolate

La fibrilación auricular es la condición arrítmica más frecuente, caracterizada por provocar latidos cardíacos irregulares. Esta alteración afecta a más de 33 millones de personas en todo el mundo y se le asocia con un mayor riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca, deterioro cognitivo, demencia, entre otras padecimientos. No se conoce exactamente cuál es su causa, actualmente no tiene cura y no existen opciones de prevención. Ante este panorama poco alentador, un estudio realizado en Dinamarca, brinda un aliento positivo al poder evidenciar un vínculo entre la ingesta de chocolate y un menor riesgo de presentar fibrilación auricular.

Para llegar a esa conclusión, un grupo de investigadores, liderados por Elizabeth Mostofsky de la Unidad de Investigación de Epidemiología Cardiovascular, analizaron la data de 55.500 participantes, de los cuales 26.400 eran hombres y 29.100 mujeres, con edades comprendidas entre 50 y 64 años.

Los participantes proporcionaron información sobre su consumo habitual de chocolate semanal, aunque no se les pidió especificar el tipo de chocolate. También fue considerada información sobre los factores de riesgo de enfermedades del corazón, dieta y estilo de vida. A continuación, los especialistas rastrearon los datos de salud de los sujetos a partir de los datos nacionales del registro de episodios de hospitalización y muertes.

Durante el período de seguimiento, un promedio de 13,5 años, se diagnosticaron 3.346 nuevos casos de fibrilación auricular. Después de tener en cuenta otros factores relacionados con la enfermedad cardíaca, la tasa de nuevos diagnósticos de fibrilación auricular fue 10 por ciento menor en los sujetos que consumían entre 1-3 porciones de al menos 30 grs. de chocolate al mes, en comparación con los que consumían menos de 1 porción al mes.

Esta diferencia también era evidente en otros niveles de consumo: 17% menor para 1 porción semanal; 20 por ciento más bajo para 2 a 6 porciones semanales, y 14 por ciento inferior en los sujetos que ingerían 1 o más porciones de chocolate diariamente.

Cuando se analizaron los datos por sexo, la incidencia de fibrilación auricular fue menor en las mujeres, independientemente de la ingesta. La asociación más fuerte para las mujeres parecía ser 1 porción semanal de chocolate, presentando 21 por ciento menor riesgo, mientras que para los hombres, fue de 2 a 6 porciones semanales registrando un 23 por ciento menor riesgo de presentar fibrilación auricular.

Aunque se trata de un estudio observacional, por lo que no hay conclusiones definitivas, se pudo evidenciar que una ingesta moderada de chocolate, especialmente su presentación oscura, tiene un papel favorable en la salud del corazón.