El diario británico “The Guardian” jugó a ser el nuevo “Moisés”, tras recibir y trabajar, de fuentes privilegiadas, el reglamento interno de Facebook. Las revelaciones fueron compiladas en un especial llamado “Archivos de Facebook“. El trabajo  invita a la reflexión y al debate sobre las reglas de contenido entorno a pornografía, automutilación y terrorismo. Es una oportunidad de ver la radiografía sobre las decisiones que impulsan a la empresa. Es una visión sobre lo que trabaja el filtro humano ante el funcionamiento de cualquier algoritmo en la red social.

El diario británico ha visto y revisado más de 100 manuales internos de capacitación, hojas de cálculo y diagramas. Dan una ventana a las directrices internas en Facebook. En este post podríamos llamarlas “las tablas de la ley”. Porque resumido nos presenta el límite de los pecados, según las reglas de Mark Zuckerberg.

Siguiendo la idea, solo sustituimos tablas de piedras por miles de diapositivas y fotos que ahora, The Guardian ha revelado. Así fueron presentados esos manuales a lo interno de la empresa de Zuckerberg. En su mayoría, las diapositivas iniciaban con una explicación clara de lo que hace y no tolera la red social. Algo que según el diario británico es un mecanismo pobre para manejar el tipo de contenido que se está abordando desde filtros humanos.

Entre los puntos más importantes de los “Archivos de Facebook” se describe que las transmisiones de automutilación no se les pueden censurar porque demuestra que los usuarios están pasando situaciones difíciles y tienen derechos a expresarse. También los vídeos de muertes violentas no van a ser eliminados porque pueden ayudar a crear conciencia sobre enfermedades mentales, en el caso de que tengan una relación con el acto.

En análisis a este punto, The Guardian describe que Facebook ha luchado para evaluar las noticias o el valor de “conciencia” de las imágenes violentas.La compañía se enfrenta a  críticas por no haber eliminado los videos de la muerte del estadounidense Robert Godwin, un anciano jubilado cuyo asesinato estuvo disponible casi tres horas en internet. Otro caso que están el epicentro mediático es lo sucedido en Tailandia. Un hombre transmitió el video que se muestra a sí mismo asesinando a su hija de 11 meses y luego se mata.

Facebook y su gran apuesta por la Realidad Virtual, ¿el nuevo escenario para la comunicación?

En los “Archivos de Facebook” hay sorpresas sobre el reglamento de no eliminar fotografías y videos sobre el abuso físico no sexual y de intimidación a niños. Solo se censura  la imagen que contenga componentes sádicos.

De igual forma, hay un tema delicado, los usuarios tienen permiso de publicar imágenes de arte que muestre desnudos o actos sexuales si son dibujadas a mano. Estará prohibida su publicación si es diseñada de forma digital. Además, se permitirá la publicación de vídeos de abortos, con la condición de que no presenten contenido de desnudos.

Esas directrices son muy subjetivas. Por ejemplo, el año pasado, Facebook eliminó el post de un escritor noruego donde aparecía la foto icónica sobre la niña de 9 años que corría desnuda y en terror durante la guerra de Vietnam.

¿En qué momento se filtran los “Archivos de Facebook”?

Las filtraciones sobre las políticas internas de la red social se unen al contexto especial que está sucediendo en mayo. Desde el anuncio del aumento de los usuarios, multas millonarias contra la empresa en Europa, presión de EE.UU. sobre las emisiones en vivo de asesinatos hasta el anuncio del crecimiento de las ganancias de publicidad, controlando el mercado junto con Google.

En datos duros, la única institución política que ha puesto ciertas medidas ante Facebook ha sido la Unión Europea, ya que con una comisión especial le impuso una multa de 110 millones de euros por vincular los datos personales de sus usuarios en Facebook con los de WhatsApp. Algo no dejó celebrar el crecimiento de usuarios que engloban casi un cuarto de la población conectada.

El 3 de Mayo, Zuckerberg publicaba un post especial, “nuestra comunidad ahora cuenta con más de 1.900 millones de personas, incluyendo casi 1.300 millones de personas activas todos los días”. A eso añadimos que Zenith, la compañía especializada en datos publicitarios publicó a pocos días, el “Top Treinta de los Medios Publicitarios Mundiales”. Describía que Facebook junto a Google ya controlan el 20% de la inversión publicitaria global.

Facebook no tiene la capacidad para controlar el contenido sensible

Según los “Archivos de Facebook”  la visión del trabajo ilustra las dificultades que enfrentan sus ejecutivo. La red busca reaccionar ante nuevos retos como la “venganza porno” y las noticias falsas. Sumando a ello,  que los moderadores de Facebook tienen “sólo 10 segundos” para tomar una decisión.

La empresa de Zuckerberg no tiene la capacidad de controlar al máximo todo el contenido sensible que sus usuarios están publicando diariamente. En esa realidad, sin salirnos de mayo, algunos medios de comunicación abrieron un debate que se está intensificando con la publicación del reglamento interno de Facebook.

Con el crecimiento de usuarios a gran escala, Facebook está seguro de que su espacio es tecnología y no es un medio como lo asegurado muchas veces. Cree en sus algoritmos y no en el factor humano. En un post especial dijo que durante el próximo año, agregará 3.000 personas a su equipo de operaciones comunitarias en todo el mundo, aparte de las 4.500 que ya tienen,  para revisar los millones de informes que reciben cada semana.

A eso contrastamos que de los documentos recopilados por The Guardian, Facebook revisa más de 6.5 millones de informes semanales relacionados con cuentas falsas, conocidas como FNRP (personas no reales, falsas; en sus siglas en inglés).

A inicios del mes, el The New York Times publicaba, “con el gran alcance de la compañía, ha llegado otro tipo de problema. Facebook se está volviendo demasiado grande para sus algoritmos informáticos y relativamente pequeño equipo de empleados y contratistas para administrar los billones de puestos en su red social”.

Instagram y la revolución del turismo moderno

Según Forbes, la red se le ha hecho difícil resolver problemas dentro de EE.UU. como la venta ilegal de armas a través de grupos y páginas de Facebook o escándalos militares, como las investigaciones a una página de Facebook usada por cientos de infantes de marina para compartir fotografías de sus compañeras desnudas.

Según un artículo de The Guardian, titulado ¿Se ha convertido Facebook en un foro para la misoginia y el racismo?, describe que los diputados británicos están desconcertados porque Facebook suele eliminar ciertos tipos de contenido al reaccionar ante una protesta de los medios.

La publicación señala “los vídeos de decapitaciones, agresiones sexuales a un niño y un hombre apuñalado sólo fueron eliminados cuando los periodistas preguntaron sobre ellos, aunque los usuarios habían marcado los mensajes”.

Entonces nuestra comunidad global, como la llamó sorpresivamente Zuckerberg en un manifiesto especial no tiene una protección real que nos ampare. Facebook, un hombre, un grupito pequeño domina la historia, la cultura, el dinero, el tiempo, la identidad y la información, bajo reglamentos que no conocemos y que apenas sospechamos gracias a los “Archivos de Facebook”.

Más en TekCrispy