Satya Nadella Ceo Microsoft

Satya Nadella aún considera que Microsoft tiene mucho que ofrecer en el terreno de la telefonía móvil. Y así lo hizo saber en una entrevista con MarketPlace.

El actual CEO de Microsoft, que en 2014 tomó el testigo de la mano de Steve Ballmer, dejó claro que Redmond no piensa abandonar la idea de incursionar en el desarrollo de smartphones, con todo y la fallida experiencia anterior en ese campo. En vez de eso, Nadella se mostró optimista, expresando que en caso de que desarrollasen un nuevo teléfono, este sería un dispositivo “que rompiera el molde”, como, dice, la línea Surface.

El ejecutivo habló de lo que ha hecho Microsoft hasta ahora, y de los planes en el futuro inmediato. Mencionó por ejemplo el enfoque que tiene la empresa actualmente en la administración de recursos, en asegurarse de que sus herramientas de productividad, como la Suite Office, funcionen en diversas plataformas, y en la seguridad. Hizo una mención especial para Continuum, que es el sistema de Microsoft con el que se puede usar el teléfono como si se tratase de una PC de escritorio, agregando un monitor, teclado y mouse.

[irp posts=”14769″ name=”Microsoft patenta un dispositivo con pantalla plegable”]

También tocó, por supuesto, el tema de los dispositivos 2 en 1, enfatizando que con Surface, en Microsoft fueron los primeros en pensar en esa clase de dispositivo, que fueron tan exitosos que otras marcas los están produciendo.

Nadella no afirmó categóricamente en qué momento Microsoft volverá a fabricar teléfonos nuevamente, pero dejó la expectativa abierta al afirmar que “vamos a hacer más teléfonos, pero puede que no se parezcan a los teléfonos que existen hoy”. Esto abre las expectativas a toda clase de rumores, como que incursionen en el campo de los smartphones plegables o flexibles.

Hay rumores también de que desarrollen más dispositivos en la línea de las gafas HoloLens de Realidad Aumentada. Será buena idea estar atentos a lo que viene de Microsoft, porque, a juzgar por e entusiasmo de Nadella, no piensan dormirse en sus laureles.