Hombre Llorando Por Corazon Roto

El uso de placebos para aliviar el dolor físico está bien establecido, pero cuando este efecto placebo es enfocado en el dolor emocional, no está tan bien entendido. En un nuevo estudio realizado en la Universidad de Colorado en Boulder, un grupo de investigadores examinaron los efectos de un placebo en el dolor emocional derivado de una ruptura romántica reciente.

Con este estudio los científicos midieron los efectos neurológicos del efecto placebo, sobre un grupo de voluntarios que recientemente experimentaron una indeseada ruptura sentimental, y afirman que creer que se está haciendo algo para ayudar, puede influir en las regiones del cerebro asociadas con la regulación emocional y disminuir la percepción del dolor.

El profesor Leonie Koban, del Departamento de Psicología y Neurociencia de la UC, señala:

Romper con una pareja es una de las experiencias más emocionalmente negativas que una persona puede tener, y puede ser un disparador importante para el desarrollo de problemas psicológicos; este dolor emocional se asocia con un riesgo 20 veces mayor de desarrollar depresión en el próximo año. En nuestro estudio, hemos encontrado un placebo que puede tener efectos positivos sobre la reducción de la intensidad del dolor social.

Los investigadores reclutaron a 40 voluntarios, 19 hombres y 21 mujeres, en un rango de edad entre 18 y 28 años, que habían experimentado una ruptura romántica no deseada en los últimos seis meses. Se les solicitó que trajeran a un laboratorio de imágenes cerebrales, una foto de su ex y una foto de un buen amigo del mismo género.

Dentro de un dispositivo de resonancia magnética funcional (fMRI), a los participantes se les mostraron imágenes de su ex pareja y se les pidió recordar la ruptura. A continuación, se les mostró imágenes de su amigo. Además, fueron sometidos a experimentar dolor físico (un estímulo caliente en el antebrazo izquierdo).

Los sujetos fueron entonces sacados de la máquina y se les administró un spray nasal. A la mitad de los participantes se le dijo que era un “potente analgésico efectivo para reducir el dolor emocional.” A la otra mitad se le dijo que era una simple solución salina que mejoraba la recepción de las imágenes.

De vuelta al interior de la máquina, a los sujetos se les mostró de nuevo las imágenes de su ex y fueron sometidos al dolor físico. El grupo placebo no sólo experimentaban menos dolor físico y se sentían mejor emocionalmente, sino que su cerebro respondió de manera diferente cuando se les mostraba la imagen del ex.

Los autores dijeron que el estudio les ayuda a entender mejor, cómo el dolor emocional juega en el cerebro; además, pueden hacer alusión a las formas en que se puede usar el poder de la expectativa en beneficio propio y afirman: si sufres por una ruptura sentimental, cualquier cosa que creas que te ayudará a sentirte mejor, probablemente te hará sentir mejor.”