Privacidad En Internet Isps

Los principales proveedores de servicios de Internet en Estados Unidos se han pronunciado por primera vez luego de que el Congreso aprobara una reforma calificada como una ley anti-privacidad por los principales grupos defensores de los derechos de los usuarios en Internet. En su pronunciamiento, los ISPs defienden la reforma y aseguran que no planean vender el historial de navegación de los usuarios.

El comunicado es firmado por Comcast, Verizon, y AT&T, siguiendo las numerosas acusaciones de las organizaciones y medios que defienden la privacidad.

Hemos acordado no compartir la información sensible del usuario (como cuentas bancarias, información de salud) a menos que obtengamos el consentimiento afirmativo“, ha dicho el vicepresidente de Comcast Gerard Lewis. El mismo argumenta, que si el usuario opta por no recibir publicidad dirigida, tiene la posibilidad de desactivar esta opción desde el panel de configuración de su plan de datos. Además, ha dicho que harán una revisión completa de sus políticas para asegurarse de dejar claro a sus clientes que la información que recolecten no será vendida.

Karen Zacharia, la jefa de la oficina de privacidad en Verizon, ha declarado que su empresa tiene intenciones similares: “Verizon no venderá el historial de web de sus clientes. No lo hacemos y ese es el punto”. En el caso de Verizon, el usuario sigue teniendo la libertad de elegir participar en los programas que mejoran la publicidad al recolectar información.

Por otro lado, el vicepresidente ejecutivo de AT&T Bob Quinn, aunque no especificó las políticas bajos las que la empresa manejara los datos de los usuarios, aseguró que se enfocarán en la naturaleza de los datos y en tener un marco coherente en la recolección.

Lo interesante de esto es que si bien estas empresas afirman que no han planes actuales para vender el historial de los usuarios de manera individual, los defensores de la privacidad aseguran que la reforma les da la libertad a los ISPs de recolectar y vender la información de los usuarios. Queda a discreción de los ciudadanos si creer en las grandes corporaciones.

De momento, la reforma aún espera la firma del presidente Donald Trump.