Youtube 4

La semana pasada, un grupo de marcas importantes de anunciantes retiraron sus anuncios de la plataforma publicitaria de YouTube debido a sus productos aparecían relacionados con vídeos de contenido extremista como discursos de odio y terrorismo. La decisión de los anunciantes, ovacionada por muchos, dejó claro a YouTube que la plataforma debe mejorar sus sistemas. Ahora, los anunciantes han vuelto a la carga y piden a YouTube un mejor trato así como descuentos por lo acontecido.

Rob Norman, Director de Medios Digitales de Group M, una de las compañías de publicidad más grandes, ha dicho al Financial Times que ha estado en constante diálogo con Google (propietaria de YouTube) sugiriendo “una serie de acciones para proporcionar mayor confort y seguridad” a los anunciantes.

Entre las acciones que están valorándose implementar, se encuentra una reducción en las tasas al inventario publicitario premium, que permitirá proporcionar mayor protección frente al contenido extremista. El inventario publicitario premium, lo conforman las grandes marcas que intenta llegar a audiencias muy específicas o que estén emplazadas junto a contenidos específicos.

Entre los anunciantes que están plantando cara a YouTube se encuentran gigantes como  AT&T, Volkswagen, Johnson & Johnson, McDonald’s UK, Verizon e incluso el gobierno del Reino Unido. Todos exigen además de mejores tarifas, que se controle el problema con los anuncios ofensivos y extremistas.

En una situación tildada por Asociación Nacional de Anunciantes de Estados Unidos (ANA) como una grave crisis, el emplazamiento de anuncios junto a contenidos extremistas es algo que Google y otras compañías online deben tomar con mayor responsabilidad para garantizar la seguridad y buena reputación de las marcas. Al final, aunque las grandes se están pasando de listillos, sus exigencias son válidas.