Movimientos Oculares

Las investigaciones forenses requieren rutinariamente que los funcionarios diferencien a sospechosos culpables e inocentes. Dependiendo de la naturaleza del crimen, una tarea clave puede ser, determinar cuándo un sospechoso miente acerca de reconocer a una persona que se cree está vinculada a la investigación. Los sospechosos podrían mentir acerca de una persona conocida para proteger a un compañero conspirador. En un estudio realizado se pudo determinar que minúsculos movimientos oculares revelan si la persona está mintiendo sobre el reconocimiento de alguien que conocen.

Con el uso de la tecnología de seguimiento ocular, académicos del Centro Internacional para la Investigación en Psicología Forense, encontró que los ojos de las personas presentaban un patrón diferente al mirar caras que reconocían.

Es la flojera y no la ideología política lo que hace que las personas sean propensas a creer en noticias falsas

El grupo de investigadores que llevó a cabo el estudio, registró los movimientos oculares de 59 participantes, mientras miraban 200 fotografías digitales de rostros familiares y desconocidos.

Los movimientos oculares de los participantes fueron observados usando el rastreador de ojos Eyelink II. Las reflexiones retinales y corneales inducidas fueron monitoreadas por una fuente infrarroja a una frecuencia de 250 Hz para obtener los puntos de fijación de los participantes en la pantalla.

Las caras familiares incluían a personas que los participantes conocían en la vida real, celebridades famosas y aquellas que sólo se veían brevemente antes de los ensayos experimentales. En ocasiones los participantes mintieron acerca de si reconocían las fotos y otras  veces dijeron la verdad.

Ailsa Millen, autora principal de la investigación refiere: “Los cómplices criminales suelen negar que conocen a los demás miembros de sus redes; sin embargo, si un co-conspirador niega el reconocimiento de esta manera, el movimiento de sus ojos al ver fotos de los sospechosos, puede revelar que está mintiendo.”

Los científicos modificaron una técnica de detección de memoria conocida como Prueba de información oculta (CIT) para realizar la investigación. El CIT difiere de las técnicas tradicionales de detección de mentiras que intentan evaluar directamente la culpabilidad basada en la excitación.

Las personas de clase alta son más propensas a tener actitudes no éticas, ilegales o inmorales

Los investigadores encontraron que los movimientos oculares de las personas eran diferentes al mirar fotografías de rostros que conocían, en comparación con aquellos rostros que no conocían; a pesar de que los informes verbales negaban el reconocimiento, cuando un participante miró una cara reconocida, sus ojos presentaron un patrón de movimiento  diferente. Hay pruebas sustanciales que sugieren que este patrón es involuntario, lo que significa que podría ser difícil de controlar o falsificar.

Lorena Hope, coautora del estudio señala:

Esta investigación podría ser valiosa para los funcionarios policiales cuando intentan confirmar identidades claves en redes criminales, tal como las células terroristas o las pandillas.

Más en TekCrispy