Retiros Espirituales

Resulta cada vez más frecuente que personas acudan a retiros espirituales, independientemente de las creencias religiosas que tengan, en busca de crecimiento personal. Los retiros ignacianos, de yoga y meditación, cada vez son más populares y a menudo son asociados con fuertes respuestas emocionales, reducción del estrés y mejora del bienestar; las experiencias de transformación espiritual incluso pueden producir transiciones que cambian la vida de quienes las experimentan. Hasta ahora, no existe un estudio que haya explorado los efectos neurofisiológicos de estos programas de retiro. Sin embargo, un grupo de científicos de la Universidad Thomas Jefferson se ha enfocado en indagar sobre dichos efectos a nivel clínico.

El estudio dirigido por Andrew B. Newberg, MD, Director de Investigación en el Instituto Marcus de Salud Integral, da un paso importante hacia la comprensión de los efectos neurofisiológicos de los ejercicios espirituales prolongados.

Neurocientíficos identifican un área hasta ahora desconocida en el cerebro

Newberg señala : “Nuestro estudio muestra cambios significativos en los transportadores de dopamina y serotonina después del retiro de siete días, lo que podría explicar los beneficios reportados por los participantes de las experiencias espirituales.” Teniendo en cuenta los cambios psicológicos y espirituales anticipados, se planteó la hipótesis de que habría cambios significativos en la dopamina y / o la serotonina.

Para obtener los resultados, el equipo de científicos realizó un análisis a 14 individuos, en edades comprendidas entre 24 a 76 años, basado en un conjunto de imágenes cerebrales tomadas utilizando tomografía computarizada de emisión de fotón único (SPECT) para medir los cambios, tanto en el transportador de dopamina (DAT) como en el transportador de serotonina (SERT), antes y después de que los sujetos participaran en un retiro espiritual de siete días. En complemento, los sujetos participantes del estudio completaron una serie de encuestas orientadas en determinar el estado anímico y psíquico.

Las exploraciones post-retiro revelaron una disminución entre el 5 y 8 % del transportador de dopamina y una reducción del 6,5 % del transportador de serotonina, lo que provoca que haya más de estos neurotransmisores disponibles en el cerebro. Esto se asocia con las emociones positivas y sentimientos espirituales. En particular, la dopamina es responsable de mediar en la cognición, la emoción y el movimiento, mientras que la serotonina se relaciona con la regulación de las emociones y estado de ánimo.

¿Cuánta piel humana ingiere una persona en el transcurso de su vida?

Los resultados, aunque preliminares, sugieren que la participación en un retiro espiritual puede tener un impacto a corto plazo sobre la función de la dopamina y la serotonina en el cerebro, y que esto está relacionado con las diversas expresiones emocionales y espirituales.

En cierto modo, nuestro estudio plantea más preguntas que respuestas“, dijo el Dr. Newberg. Y añade: “Nuestro equipo tiene curiosidad por conocer qué aspectos del retiro causaron los cambios en los sistemas de neurotransmisores y si diferentes retiros producen diferentes resultados. Con suerte, en estudios futuros se podrá dar respuesta a estas interrogantes.

Más en TekCrispy