Olfato Mujer Mayor

El sentido del olfato es un factor que a menudo es pasado por alto; sin embargo, juega un rol significativo en la vida social. Recientemente se ha demostrado que los olores están involucrados en la comunicación social entre los seres humanos; estudios previos sugieren que los olores corporales comunican la edad, estado de salud y condición emocional a los demás. Un reciente estudio realizado por un grupo de investigadores del Centro Monell, reporta que la vida social de la mujer adulta, está vinculada con el buen funcionamiento de su sentido del olfato.

El estudio dirigido por el neurocientífico cognitivo Johan Lundström, PhD, encontró que las mujeres mayores que presentan una deficiente identificación de olores, también tienden a tener un menor número de conexiones sociales.

La investigación analizó los datos del NSLHAP (National Social Life, Health and Aging Project), un estudio poblacional basado en los factores sociales y de salud en los Estados Unidos. A partir de una muestra representativa de 3.005 individuos, en edades comprendidas entre 57 y 85 años, el equipo de científicos realizó pruebas de identificación de olores y registraron la información referente a las vidas sociales de los participantes.

Una vez establecida la función olfativa, los investigadores realizaron una comparación con los datos genéricos de la vida social de los participantes, la cual incluía el número de amigos, parientes cercanos y con qué frecuencia socializaban. Los datos se ajustaron para controlar las posibles variables de confusión, incluyendo el nivel de educación, el tabaquismo y el estado de salud física y mental.

Los resultados revelaron una clara relación entre la capacidad olfativa de una mujer mayor y su vida social: las mujeres con buena capacidad olfativa tendían a tener una vida social más activa, mientras que aquellas con disminución de la función olfativa, registraron una vida social disminuida.

El lenguaje determina qué sentido predomina en nosotros

Sanne Boesveldt, PhD y partícipe del estudio expresa:

Sabemos que las interacciones sociales están estrechamente vinculadas con el estado de salud, por lo que las mujeres mayores que presenten un sentido del olfato menguado, deberían centrarse en mantener una vida social vigorosa a fin de mejorar su salud mental y física.

Los investigadores no encontraron la misma asociación entre la función olfativa y la vida social en los hombres mayores, una inesperada diferenciación sexual que provocó la intriga de los cuenticos.

Si bien el estudio establece una relación entre el sentido del olfato y la vida social, aún no está claro exactamente cómo están conectados o si la misma relación también existe en las mujeres más jóvenes. En el futuro, será necesario realizar estudios longitudinales que ayuden a clarificar si la pérdida del olfato influye directamente en la vida social y permita a los investigadores identificar los mecanismos implicados.

Lundström señala:

Nuestros hallazgos confirman que el sentido del olfato es un aspecto clave de la salud en el envejecimiento. Más del 20 por ciento de la población mayor de 50 años tiene un sentido del olfato reducido. Tenemos que entender mejor cómo el olfato está vinculado a la conducta social, con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que envejecemos.

Más en TekCrispy