Hadronyche Infensa

Alrededor de seis millones de personas mueren cada año por accidentes cerebrovasculares y 5 millones de supervivientes quedan con una discapacidad permanente. A pesar de esta carga de morbilidad global masiva, no existen medicamentos aprobados para el tratamiento de la lesión neuronal causada al cerebro por la falta de oxígeno que ocurre durante un accidente cerebrovascular isquémico. En un reciente estudio realizado, se demuestra que usando un péptido de veneno de araña, se atenúa de forma masiva el daño cerebral después del accidente cerebrovascular y mejora los resultados de comportamiento.

Un grupo de investigadores, liderados por el profesor Glenn King del Instituto de Biociencia Molecular de la Universidad de Queensland, en Australia, se toparon casualmente con una fuente inesperada de un medicamento que podría minimizar el daño cerebral causado por los accidentes cerebrovasculares: el veneno de una de las arañas más mortales en el mundo.

Una mordedura de esta araña australiana puede matar a un ser humano en 15 minutos, pero en el veneno se encuentra un componente que puede proteger a las células del cerebro de ser destruidas por un derrame cerebral, aun cuando es administrado hasta 8 horas después del evento isquémico.

Si las pruebas de los compuestos ofrecen resultados positivos en los ensayos en humanos, tal como se espera, podría convertirse en el primer medicamento disponible para proteger la devastadora pérdida de neuronas que causan los accidentes cerebrovasculares.

Los investigadores descubrieron la molécula protectora por casualidad, ya que se encontraban secuenciando el ADN de las toxinas en el veneno de la araña de tela de embudo australiana (Hadronyche infensa). La molécula, llamada Hi1a, se destacó porque parecía dos copias de otro producto químico protector de las células cerebrales. Era tan intrigante que los científicos decidieron sintetizar el compuesto y poner a prueba su alcance.

Bacteria intestinal puede ayudar a convertir sangre tipo A y B en tipo universal O

Para comprobar el efecto de la molécula, los científicos prepararon una serie de experimentos en ratas; el profesor King mostró que una dosis única de la molécula Hi1a, extraída del veneno de araña, protegió las neuronas de trazos inducidos. El compuesto actúa bloqueando lo que se denomina canales de iones en las células, específicamente los que responden a la aparición de condiciones ácidas en el cerebro.

Las ratas a las que les fue administrado el compuesto, se recuperaron mucho mejor que las que no les fue aplicado. Las ratas no tratadas presentaron efectos muy negativos después del accidente cerebrovascular, especialmente su rendimiento neurológico y motor. Sin embargo, en las ratas a las que les fue provisto el tratamiento con Hi1a, mostraron una restauración casi completa de sus funciones neurológicas y motoras.

Si se comprueba que Hi1a es segura para ser aplicada en personas que han sufrido hemorragias cerebrales, podría ser administrada a pacientes tan pronto reciban atención médica. Expresa King:

La droga se podría suministrar en la ambulancia a la mayoría de los pacientes con accidente cerebrovascular antes de la llegada al hospital, lo que minimizaría el daño neuronal. Esto debería disminuir la mortalidad por accidente cerebrovascular y proporcionar mejores resultados de las funciones cerebrales en los que sobreviven.

Más en TekCrispy