Lgbtq Flag Youtube

Desde el fin de semana, varios vídeos de integrantes de la comunidad LGBTQ+ fueron bloqueados de forma repentina en el ‘Modo Restringido’ de YouTube. Este modo, bloquea el acceso a menores o todo aquel que decida activarlo (algunas instituciones públicas lo activan por defecto) al contenido que se entiende por inapropiado.

La comunidad LGBT defendió su postura de que los vídeos bloqueados no deberían ser considerados como inapropiados, sino más educativos en la mayoría de los casos. Por su parte, YouTube sólo dijo algunas palabras de apoyo a la comunidad pero no explicó en detalles el porqué docenas de vídeos seguían bloqueados a la fecha. Ahora YouTube ha emitido una explicación más formal y en la que detalla lo acontecido.

Johanna Wright, vicepresidente de productos para YouTube, ha escrito:

Hemos diseñado esta función para restringir ampliamente contenidos a través de los temas más maduros, ya sean vídeos que contengan malas palabras, las que representan imágenes o descripciones de la violencia, o la discusión de ciertas enfermedades como las adicciones y trastornos de la alimentación. Hoy en día, alrededor del 1,5 por ciento de vistas diarias de YouTube provienen de personas que utilizan el modo restringido. Pero sabemos que esto no es acerca de los números; se trata del principio de que nadie tenga acceso a los contenidos importantes y diferentes puntos de vista.

Nuestro sistema a veces comete errores en la comprensión y el contexto de diferentes matices cuando evalúa qué vídeos deben estar disponibles en el modo restringido….Si bien el sistema no es 100 porciento perfecto, tal como dijimos, debemos hacer y haremos mejor nuestro trabajo.

Actualmente, YouTube ha solucionado el error que causaba el problema con los vídeos de la comunidad LGBTQ+ de forma manual, es decir, haciendo revisión de los vídeos que fueron reportados por la comunidad. Estos se encuentran desde ya, disponibles en el modo restringido.

La compañía deja claro eso si, que reparar el error por completo, llevará algo de tiempo. Se necesita auditar la tecnología que detecta el contenido ofensivo en los vídeos y este desarrollo es una tarea compleja en la que YouTube asegura ya haber comenzado a trabajar.