Lg G4

Cuando hizo su presentación en la MWC a finales de Febrero, nadie dudó en alabar los buenos atributos del LG G6, su nuevo smartphone de gama alta. Con este LG G6, la compañía surcoreana parece haberse reivindicado con sus seguidores. Sin embargo, aquellos que permanecen en los modelos antiguos de los smartphone LG, particularmente el G4 y el V10, no se encuentran muy contento en estos días. Ambos smartphone han venido presentando una serie de problemas que ha derivado en que a día de hoy, LG se enfrente a una demanda colectiva por estos usuarios insatisfechos.

La querella interpuesta por varios usuarios en las cortes de California, tiene como base los numerosos reportes de G4 y V10 que presentan problemas en la carga o defectos en el hardware. Estos a la vez derivan en una secuencia infinita de reinicios del smartphone y la experiencia se vuelve un fastidio y en la mayoría de los casos el móvil queda inútil. Lo peor del asunto, es que LG ha hecho muy poco para intentar resolver el problema.

Así lucirá el LG V40 el primer terminal con cinco cámaras

Los reportes de los reinicios infinitos del LG G4 y el V10 no son nada nuevo. De hecho, estos datan a un par de meses posterior a su lanzamiento al mercado en el 2015. LG nunca llamó a los usuarios para sustituir los equipos afectados y en varios casos en los que estos se presentaron, LG se rehusó a repararlos.

En la demanda, los usuarios demandan por enriquecimiento injusto, comercio desleal, y varias violaciones a las leyes de garantía. Se busca que LG compense por los daños, compensación que debería determinar la corte sumado a los costes legales. Así mismo, los demandantes le piden al juez que se emite una regulación para que LG desarrolle un programa de reemplazo para sus smartphones afectados con problemas similares en el futuro.

Más en TekCrispy