Micobateria Tuberculosis

La resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas de la salud a nivel global. Aproximadamente 580.000 casos de tuberculosis se produjeron en el año 2015, de los cuales unas 250.000 derivaron en muertes, por la resistencia a los antibióticos. Descubrir nuevas terapias contra la tuberculosis no es fácil, y en los últimos 30 años, han surgido muy pocos nuevos medicamentos. En este entorno, un equipo de investigadores de Francia, Suecia, Bélgica y Suiza, ha encontrado una manera de revertir la resistencia a un medicamento antibiótico utilizado para tratar la tuberculosis.

El desarrollo de resistencia a los fármacos, especialmente a la etionamida, es particularmente preocupante para el tratamiento de la tuberculosis. Esta situación socava gravemente los esfuerzos para controlar la epidemia mundial de la enfermedad y pronto podría contrarrestar el lento, pero continuo descenso anual del 1,5%  observado durante los últimos 14 años.

Sin embargo en este nuevo esfuerzo, los investigadores han encontrado una manera para hacer que el fármaco etionamida tenga vigencia una vez más en los pacientes infectados con cepas resistentes de Mycobacterium tuberculosis.

El etionamida se desarrolló a mediados de los años 1950 como un tratamiento para la tuberculosis. Se activa por una enzima llamada EthA encontrada en las bacterias; una vez que el etionamida es activado, ataca las bacterias. Con el tiempo, muchas cepas de Mycobacterium tuberculosis se han vuelto resistentes a la acción del etionamida, mediante el desarrollo de mutaciones de la enzima EthA, por lo que el compuesto no es activado, perdiendo su efectividad como un tratamiento.

Para solucionar este problema, un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de Lille en Francia, identificó una pequeña molécula que puede revertir la resistencia desarrollada por la bacteria que causa la tuberculosis al profármaco etionamida y restablecer la sensibilidad al compuesto. Los investigadores buscaron y encontraron una molécula prototipo llamada Smart-420, la cual restablece la efectividad del medicamento, tomando una ruta que interactúa con un gen secundario diferente.

El equipo ha descubierto que dar a los pacientes una dosis de la molécula, después de administrar etionamida, restaura la capacidad del medicamento para destruir una amplia variedad de cepas de M. tuberculosis.

En las pruebas realizadas, los investigadores mostraron que su propuesta, reduce la carga bacteriana que se encuentra en los pulmones de los pacientes, después de sólo tres semanas; una eficacia similar a la mostrada por el medicamento, antes de que la bacteria desarrollara la resistencia.

Los investigadores están trabajando actualmente con los laboratorios GlaxoSmithKline y Bioversys AG, para desarrollar aún más la molécula prototipo, en un medicamento que pueda ser producido y vendido en masa. Además, los científicos están buscando la posibilidad de utilizar la misma, o una técnica similar, para lograr superar o revertir la resistencia al efecto de los antibióticos desarrollada por otras bacterias.

Más en TekCrispy