Yahoo

El año pasado, Yahoo comenzó a destapar una serie de hackeos masivos perpetrados en 2014. Las cifras de cuentas vulneradas sobrepasan los registros de cualquier ataque jamás registrado, 1.000 millones de cuentas en 2014, 500 millones en 2013, y otros 32 millones de cuentas en un ataque relacionados a estos dos anteriores. Lo peor del asunto, es que Yahoo fue del conocimiento de estos ataques por casi dos años, y de no haber sido porque estaba en juego su compra, la empresa podría haber haber simplemente omitido este fallo.

Sin embargo, ya con todos los datos expuestos, las pérdidas de clientes, y una compra ya finalizada, el Departamento de Justicia de Estados Unidos, quienes se encargaron del caso, han acusado a dos agentes de inteligencia rusa de haber sido partícipes de los ciberataques.

Dmitry Dokuchaev e Igor Sushchin son dos de los acusados que pertenecen a la FSB, la agencia de inteligencia rusa heredera de la KGB. Según informan varios medios, Dokuchaev es un antiguo cracker que terminó trabajando para la FSB para evitar la cárcel por fraude con tarjeta de crédito. Siguiendo sus fechorías, en Diciembre del año fue encarcelado, acusado de traición por colaborar con la CIA. Sushchin, es el jefe de Dokuchaev, pero poco se sabe de este espía ruso.

Departamento de Justicia en EE.UU investigará redes sociales en materia de libertad de expresión

En cuanto a los otros dos hackers involucrados en el ciberataque a Yahoo, se tratan de dos freelancers, Alexsey Belan y Karim Baratov. Belan es un hacker conocido por las autoridades, quienes aseguran llevan siguiéndole la pista por un buen tiempo. Este se habría refugiado en Rusia tras haber permanecido bajo custodia en Grecia. En cuanto a Baratov, se trata de un canadiense nacido en Kazajistán y que ha sido detenido en Toronto.

Por ahora, queda ver las reacciones del presidente de Estados Unidos Donald Trump y su homólogo ruso Vladimir Putin. Se trata desde varios puntos de vista de un incidente diplomático en el que ambos mandatarios deberán resolver para aplicar el peso de la ley a los acusados y sobre todo, de descifrar las intenciones que por ahora, se especula eran con fines de espiar a la oposición en Rusia.

Más en TekCrispy