Bees Flowers

Una gran mayoría de las plantas con flores son al menos parcialmente dependientes de los animales para la transferencia de polen; por lo tanto, los polinizadores desempeñan un papel esencial en el funcionamiento de los ecosistemas, así como en la nutrición humana; también se cree que los polinizadores impulsan la diversificación evolutiva de las plantas. Sorprendentemente se conoce poco sobre cómo las plantas responden evolutivamente a los ambientes polinizadores cambiantes. En un estudio realizado por investigadores suizos, se pudo constatar que las plantas evolucionan de manera diferente dependiendo del insecto que las poliniza.

Los científicos han sabido durante mucho tiempo la importancia de las abejas para la polinización. En el estudio realizado por los profesores Daniel Gervasi y Florian Schiestl del Departamento de Botánica Sistemática y Evolutiva de la Universidad de Zürich, se pudo evidenciar que los insectos también pueden ayudar a que las flores crezcan más y se intensifique su aroma.

La comprensión de los mecanismos de la evolución mediada por polinizadores está limitada por varias razones”, afirma Gervasi y añade: “Nuestro estudio aborda la divergencia mediada por polinizadores, utilizando una planta con un sistema de polinización generalizado. En nuestro experimento, establecemos linajes vegetales provenientes de la misma población, con líneas polinizadas por abejas, sírfidos y manuales, durante nueve generaciones consecutivas y analizamos el cambio evolutivo resultante”.

Los investigadores basaron sus pruebas en una especie de col llamada mostaza de campo y demostraron que cuando éstas fueron polinizadas por abejas, las plantas crecieron 8 centímetros más alto que cuando fueron polinizadas por sírfidos, en apenas nueve generaciones. Además florecían un día antes, tenían el doble de fragancia y cuando se les observaba en luz ultravioleta, presentaban colores más visibles para las abejas.

El profesor Florian Schiestl expresa: “Tradicionalmente se asume que la evolución es un proceso lento; sin embargo, un cambio en la composición de los insectos polinizadores en los hábitats naturales, puede desencadenar una rápida transformación evolutiva en las plantas.”

El cambio sucede porque los insectos difieren en su preferencia por las plantas. Por ejemplo, las abejas tienen predilección por plantas más altas y más fragantes por lo que las buscan y polinizan con más frecuencia, haciendo que las plantas de flores de mayor tamaño y más fragante prosperen. En contraste, los sírfidos, al no ser tan eficientes en la polinización, retrasan la aparición de nuevos rasgos evolutivos.

En conclusión, el estudio demuestra que los polinizadores son agentes poderosos de la evolución de la planta, y que los cambios en las comunidades polinizadoras pueden tener impactos profundos y extremadamente rápidos en sus trayectorias evolutivas. Por lo tanto, los ambientes polinizadores alterados no sólo afectan el funcionamiento del ecosistema, sino también la evolución de los rasgos de las plantas y los sistemas de apareamiento.

Más en TekCrispy