Buoy

Si algo nos ha quedado claro a los que ejercemos la práctica médica, es que la tecnología debe utilizarse con cautela, pero bien utilizada mejora exponencialmente el diagnóstico y tratamiento de nuestros pacientes. Del lado del paciente, la tecnología ayuda bastante a resolver problemas menores, y en algunos casos ayuda a que pacientes con diagnósticos ya dictados puedan entender mejor su enfermedad. Sin embargo, siempre hay un sector de la población que toma el riesgo de hacer el autodiagnóstico y automedicación basándose en lo que pueden leer a lo ancho de la web.

Al respecto, una iniciativa llamada buoy intenta cerrar el espacio de la desinformación y orientar al usuario que ha decidido “googlear” en lugar de consultar a su médico de cabecera. Con buoy se espera que el usuario se apropie de información basada en evidencia, no intentando sustituir al médico, sino orientando al paciente en lo que debería hacer para resolver su dolencia.

buoy es un sistema basado en inteligencia artificial, que realiza un diagnóstico presuntivo basado en una serie de preguntas –las típicas que realiza el personal médico. Si tenemos tos por ejemplo, preguntará la frecuencia y duración de la misma, y si se acompaña de otro síntoma. El cuestionario ahonda en los aspectos que el sistema considere más relevante y puede llegar realizar una entrevista tan rápida de 2 minutos, o hasta 4 – 5 min, esto varía en dependencia de los síntomas que le demos.

Inteligencia Artificial puede ser engañada por ilusiones ópticas como los humanos

En el transcurso, buoy va realizando un mapeo sistemático de una base de síntomas y características de los mismos que le ayudan a emitir uno o dos diagnósticos presuntivos. Los resultados son orientados a que el paciente, como dije anteriormente, entiendan mejor su enfermedad se apropien de información apropiada y reciban las recomendaciones oportunas, puesto que en muchos casos quedarse en casa es algo que no te dicen en muchos sitios.

¿Que tan confiable es buoy?, en las pruebas reales realizadas en un centro de urgencias, se comparó los diagnósticos realizados por el personal médico y el de buoy. Las coincidencias fueron del 90.9% de una muestra de 500 pacientes. En otro estudio con 100 casos documentados y 33 diagnósticos distintos, buoy acertó en el 92% de estos. En la práctica, las enfermedades más comunes como tos, resfriado, neumonía, faringoamigdalitis, pueden ser diagnosticadas con facilidad según las pruebas que he realizado. Así que es una herramienta que puede aportar un valor al usuario que por alguna razón se le dificulta acudir a su centro médico de manera inmediata.

Al final, siempre es importante realizar pruebas especiales o realizar un examen médico para corroborar diagnósticos y emitir el tratamiento oportuno a seguir. buoy, se encarga de encaminar al paciente en este sentido.

Buoy es completamente gratuito, y de momento solo en inglés, pueden usarlo siguiendo este enlace.

Más en TekCrispy