3 Nuevas Tecnicas De Producitividad

Gestionar el tiempo es un arte y sólo unas pocas personas saben cómo hacerlo; cuando llega el momento de afrontar, desarrollar y resolver todas las tareas pendientes que se tienen, es cuando la adopción de una técnica que encauce las acciones, adquiere gran valor y permite que se incremente el rendimiento.

Si eres del tipo de persona que el día no les alcanza para realizar todas las tareas que deberían hacer, te recomendamos que conozcas estas 3 nuevas técnicas de productividad que van a mejorar tu vida.

1. Método de productividad Autofocus

Este es un sistema de productividad personal que no infringe rigidez y pesadez ya que no se centra en organización, más bien se enfoca en alcanzar un progreso sostenido.

Para comenzar, elabora tres listas:

  • Nuevo
  • Periódico
  • Inconcluso

Comienza anotando las tareas en la lista “Nuevo” con todas las tareas que tienes que completar, a continuación, traza una línea debajo de la última tarea. Todas las tareas ubicadas bajo esta línea son “viejas tareas.”

Ahora comienza a trabajar, céntrate en una tarea, una por una. Cuando la termines la tachas. En caso de que sea una tarea periódica, anótala en la lista “Periódica” y si no logras terminarla, pásala a la lista “Inconclusa”.

Si llegas al final de las tareas viejas, haz caso omiso de las nuevas y vuelve a la parte superior de la lista y repite. Una vez que llegues al punto donde no pudiste completar cualquiera de las tareas antiguas, puedes comenzar en las tareas nuevas. Cuando no se puede completar cualquiera de las nuevas tareas, pásate la lista periódica y a continuación a la lista inconclusa; de este modo vas avanzando y logrando el progreso que esperas.

2. Método del semáforo

Este sistema tiene una sensación similar a la del método de autofocus, pero su proceso es más simplificado; no está diseñado para para grandes proyectos que involucren una gran cantidad de tareas, sino más bien, está orientado a un entorno más sencillo que implique una cantidad modesta de tareas al día.

Todo lo que necesita son tres listas:

  • Lista Roja: para tareas que requieren atención inmediata.
  • Lista Amarilla: para tareas que tienes hasta dos días para completarlas.
  • Lista verde: para todas las demás tareas menos urgentes.

Céntrate en completar las tareas de la lista roja. Cuando la lista roja esté vacía, pasa a la lista amarilla; cuando ésta se encuentre vacía, pasa a la lista verde. Al comienzo de cada día, cambia las tareas de verde a amarillo o amarillo a rojo cuando sea necesario. Esto es obviamente mucho más fácil si utilizas tablas digitales en las que puedes gestionar listas codificadas por colores, por ejemplo Google Keep.

3. La regla de los 10 minutos

Es probablemente uno de los sistemas de productividad más empleado. Una versión de este método se centra en “10 minutos contra la dilación”. En este punto, el sistema te lleva a que te comprometas a dedicarle tan sólo 10 minutos a esa tarea que has venido prorrogando; una vez cumplido ese plazo, puedes detenerte.

Esta regla funciona porque 10 minutos suele ser el tiempo suficiente, para que entres en esa “zona de control” en la que eres consciente de que la tarea la puedes concluir. Si puedes hacerlo los primeros 10 minutos, es probable te des cuenta de que la tarea no es tan difícil como lo pensabas originalmente y puedes seguir adelante.

Otra versión de este método es “la tarea de 10 minutos”. Esta variante puede resultar conveniente para esos momentos en que se tienen demasiadas tareas. El fundamento de este método es que toda tarea debería ser completada en 10 minutos; si no se puede, la tarea deberá descomponerse en subtareas, hasta que puedan ser completadas en ese lapso de tiempo. Psicológicamente, es mucho más fácil de abordar seis tareas de 10 minutos que una tarea de 60 minutos.