Contaminacion Ambiental

Desastres como los registrados por las compañías Exxon Valdez y Deepwater Horizon, sirven como recordatorios lamentables de los efectos devastadores que tienen los derrames de petróleo no controlados sobre el medio ambiente. Estas tragedias se acentuaron cuando los responsables de la recuperación, descubrieron que los millones de galones de petróleo que burbujeaban desde el fondo del mar, no eran recogidos de forma eficiente, dejando al descubierto una gran falla en los métodos de recolección del hidrocarburo. Enfocados en ofrecer una solución a este problema, científicos del Laboratorio Nacional de Argonne, han inventado un nuevo material que absorbe de manera eficaz el petróleo del agua.

La novedosa propuesta desarrollada por los investigadores recibe el nombre de Oleo Esponja y se presenta como una alternativa que brinda un resultado efectivo, seguro y oportuno para la recolección de desechos del petróleo en los mares y cuencas hidrográficas.

Estudios recientes han demostrado un progreso limitado en la absorción de petróleo utilizando una amplia gama de materiales que incluyen nanocables, nanotubos, grafeno y otros. A pesar de las capacidades de absorción favorables, la fabricación a gran escala, costos de producción y reutilización, siguen siendo temas de gran influencia para la utilización de estos materiales como herramientas en la lucha contra la contaminación

En un esfuerzo para superar estos obstáculos, un grupo de científicos encabezados por  Edward Barry, del Centro de Nanotecnología de Materiales de Argonne, exploraron una capa atómica de deposición (ALD) para crear absorbentes selectivos, basados en polímeros químicamente modificados, para producir un tipo de espuma fabricada a bajo costo.

Los científicos empezaron con espuma de poliuretano común. Esta espuma tiene un montón de recovecos, lo que podría proporcionar una amplia superficie para agarrar el petróleo; pero era necesario darle a la espuma, una nueva superficie química con el fin de que las moléculas del petróleo se adhieran firmemente.

Ya en trabajos anteriores, Seth Darling y sus compañeros de Argonne habían desarrollado una técnica llamada síntesis de infiltración secuencial (SIS), que puede ser utilizada para infundir átomos de óxido de metal dentro de nanoestructuras complejas.

Después de algunos ensayos y errores, encontraron una manera de adaptar la técnica a una capa extremadamente delgada de “imprimación” de óxido de metal cerca de las superficies interiores de la espuma. Esto sirve como un pegamento perfecto para la fijación de las moléculas del petróleo.

El resultado del trabajo realizado es la Oleo Esponja, un bloque de espuma que absorbe fácilmente el petróleo del agua. El material, que se asemeja a un cojín, puede ser exprimido para ser reutilizado.

En pruebas realizadas por la National Oil Spill y el Centro de Investigación de Energía Renovable, en un tanque de agua de mar en Nueva Jersey, la Oleo Esponja demostró exitosamente la recuperación de diesel y petróleo crudo, tanto de la superficie como en el fondo del agua.

Seth Darling, coautor del trabajo expresa: “La Oleo Esponja ofrece una serie de posibilidades que, en lo que sabemos, no tienen precedentes. El material es extremadamente resistente, hemos realizado decenas de pruebas y se mantiene en excelentes condiciones.

La Oleo Esponja podría, potencialmente, también ser utilizada rutinariamente para limpiar los puertos, donde el diésel y el aceite tienden a acumularse dado el tráfico de buques.