Condoms
Lots of condoms

El Internet de las Cosas (IoT) llega sin duda a nichos cada vez más…interesantes. Tal es el caso del sector de las personas interesadas no sólo en medir su desempeño sexual, sino también compartirlo con el mundo y comparar sus registros con otros.

Esta es la curiosa función que tiene el i.Con, un dispositivo que se muestra al mundo como el primer “preservativo inteligente”. Desarrollado por la empresa británica British Condoms UK, y se vende bajo el curioso lema de: “El futuro de la tecnología vestible (weareable) en la cama”. Y no están siendo sarcásticos. En todo caso, la compañía afirma que ya tiene 90 mil interesados, y lo ofrece por 73 dólares (poco menos de 60 libras).

El i.Con está dotado de un nano-chip concebido para medir y registrar una serie de variables de interés durante cada encuentro sexual (Cabe destacar que la empresa British Condoms UK usa el eufemismo “sesiones” para referirse a estos encuentros). Al terminar la “sesión” los datos registrados pueden transferirse al teléfono inteligente usando conexión Bluetooth. Se carga a través de un puerto micro-USB en cosa de una hora, y ofrece un holgado funcionamiento de unas seis a ocho horas continuas.

Pero hay que hacer una aclaración: el i.Con no es un preservativo, ni funciona como tal. Es más bien un anillo que se ajusta a la base de un preservativo común, ocupándose de medir datos como la velocidad del movimiento de empuje, y el número total de empujes, con lo cual se obtendrá una velocidad promedio. Medirá la circunferencia del órgano masculino, la temperatura de la piel, y hasta la posición empleada. Y un dato interesante: cantidad de calorías consumidas en la sesión.

La compañía insiste en que el registro de la información se manejará en total anonimato. En un mundo donde datos como fotos y direcciones se pueden filtrar, será sin duda embarazoso para cualquiera que un hacker robe y divulgue la medida de su circunferencia y su velocidad al “empujar”.

Aaron Slater, de British Condoms UK, está muy entusiasmado con el i.Con, y  opina que le están dando “un nuevo significado a la tecnología vestible”.

Nadie lo pone en duda.