La raza humana siempre ha llevado intrínseco un espíritu aventurero que lo ha llevado a explorar los lugares más recónditos y parece no tener límites. Una clara muestra de este ímpetu lo encontramos en los esfuerzos por hacer realidad lo que muchos sólo se atreverían a soñar, hacer turismo espacial.

La compañía privada SpaceX, propiedad del multimillonario Elon Musk, acaba de anunciar su programa para realizar una misión alrededor de la luna, llevando tripulación civil. En una conferencia de prensa el dueño y director de la compañía, reveló que ya dos personas habrían pagado para embarcarse en la aventura espacial.

Aunque se negó a identificar a los osados turistas y cuánto sería la cantidad de dinero que costaría “el paseo”, expresó que tendría un costo comparable al llevar a alguien a la estación espacial internacional. Actualmente la NASA paga a la agencia espacial rusa, Roscosmos, alrededor de 70 millones de dólares por transportar a un astronauta a la Estación Espacial Internacional.

El proyecto, que tiene como fecha de ejecución finales del año 2018, contempla que el viaje circumlunar tomaría alrededor de una semana y especificó que a pesar que no se haría alunizaje, los pasajeros podrán deleitarse de un vuelo rasante por la superficie lunar. Pero eso no sería todo, pues el vuelo pretende incursionar en el espacio profundo unas 300.000 o 400.000 millas, lo cual implicaría que la misión se arrogaría una marca.

Investigadores descifran por qué los cometas emiten rayos X

Si SpaceX realiza el viaje antes que la NASA u otra agencia espacial, sería la primera misión lunar con seres humanos en 45 años, en un curso que se extendería más allá del récord de 249.000 millas recorridas por los astronautas del Apolo 13 en 1970.

El vuelo se basaría en el cohete Falcon Heavy, cuyo motor, la compañía espera poner a prueba por primera vez este verano, complementado por una cápsula: el Dragon 2. Musk ha expresado que la cápsula ha presentado una tasa de éxito bastante alta en las misiones que hasta ahora ha desempeñado.

Reconoció que el vuelo sería peligroso, pero dijo que los clientes saben a lo que se enfrentan y están conscientes de los riesgos implícitos en una misión de este tipo; sin embargo, recalcó que se está haciendo todo lo posible para reducir al mínimo ese riesgo y señaló que ya los “turistas” se encuentran en un programa de preparación.

En un comunicado, la NASA dijo que “felicita a sus socios de la industria por los planes de  llegar más lejos”. Y añadió: “Vamos a trabajar estrechamente con SpaceX para asegurar que la misión se lleve a cabo tal como está planificada”.