Fallo Garrafal En Los Oscars La Explicacion

Como ya sabemos, anoche ocurrió un error garrafal en la entrega de los premios de la Academia, por accidente anunciaron de ganadora en la categoría Mejor Película a La La Land cuando el premio era de Moonlight. En un principio se plantearon dos interrogantes. Varios se preguntaban si todo había sido planeado o si de verdad había sido un error, otros culparon a los presentadores, pero la realidad fue que alguien de Pricewaterhousecoopers entregó a Warren Beaty el sobre equivocado.

En un lado del escenario se encontraban Brian Cullinan, cabecilla de la junta directiva de PWC y al otro estaba Martha L Ruiz, quien ha participado en los premios por tres años consecutivos

Ambos cargaban consigo unos maletines con cada uno de los sobres de las categorías, su tarea era la de entregarle un sobre a los presentadores dependiendo del lado del escenario por el cual saldrían, e igualmente cada uno se memoriza todos los ganadores para evitar cualquier incidente o broma durante el anuncio.

Sabemos muy bien, que lo pasó anoche fue que el sobre que se le entregó a Beaty era un duplicado del sobre de Emma Stone, razón por la cual no podía comprender cómo era posible que la actriz hubiera ganado la categoría de mejor película, confundido acudió a su co-presentadora quien al leer el nombre de La La Land en la tarjeta optó por decir el nombre.

Poco después del desastre durante la ceremonia los representantes de PWC emitieron un comunicado en el que asumían toda la responsabilidad del incidente y se disculpaban con el equipo de La La Land, Moonlight, los presentadores y el público presente en los premios

Ahora bien, a pesar de esto todavía queda una pregunta sin responder ¿Quién fue el que cometió ese error, fue Cullinan o Ruiz? es importante resaltar que PWC tiene más de ochenta años trabajando junto a la Academia y que esto nunca había ocurrido antes.

Por desgracia, existe una especie de misterio ultra secreto alrededor de la elección de los ganadores de los Oscars, el conteo de votos, y los maletines que llevan dentro las tan deseadas tarjetas, será muy difícil saber pronto quién fue el culpable del error, y puede que incluso esto termine siendo uno de los tantos misterios de los Oscars, pues la respuesta a todo, al final recae en las manos de dos personas.