El objeto astronómico de mayor tamaño en el cinturón de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter, el planeta enano denominado Ceres, asombra a los científicos cuando es evidenciada la presencia de material orgánico en su superficie. El descubrimiento se suma a la creciente lista de cuerpos en el sistema solar donde se han encontrado compuestos orgánicos. La sonda espacial Dawn, ofrece el revelador y sorprendente material, provocando que los científicos de la NASA se planteen interrogantes de implicaciones sustanciales.

Los nuevos datos recopilados en Ceres, sugieren que el planeta enano, contiene los ingredientes necesarios para albergar vida. La evidencia de material orgánico, proviene de zonas cercanas al cráter Ernutet. La sonda espacial recogió una “huella digital” en consonancia con los productos orgánicos. El patrón de longitudes de onda de luz absorbida y reflejada por estas zonas, es similar a lo observado en ciertos hidrocarburos en la Tierra, como el kerite y la asfaltita.

Ya previamente se habían detectado sales, arcillas ricas en amoníaco y hielo de agua en Ceres; elementos que en conjunto indican actividad hidrotermal, característica muy importante para los que tratan de explicar el origen de la vida. Carol Raymond, un científico planetario del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Expresa:

Para que haya vida se necesita de elementos como carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno, así como una fuente de energía. Tanto la actividad hidrotermal y la presencia de compuestos orgánicos apuntan a que Ceres tiene, o alguna vez tuvo un ambiente habitable.

Aunque sin una muestra de la superficie, el equipo no puede decir definitivamente qué material orgánico está presente o cómo se formó, el equipo sospecha que los compuestos orgánicos se formaron internamente en Ceres y fueron llevados a la superficie por la actividad hidrotermal, restándole probabilidad a la teoría que afirma que, el material llegó a la superficie de Ceres, gracias a una roca espacial proveniente de fuera del sistema solar, que colisionó con el pequeño planeta.

Sonda Parker de la NASA envía su primera imagen desde la atmósfera del Sol

La presunción de que los materiales orgánicos son nativos de Ceres, es soportada por la alta concentración de estos elementos. Expresa el coautor del estudio, Harry McSween, geólogo de la Universidad de Tennessee: “La idea de un impacto supone compuestos orgánicos mezclados en la superficie; es decir, se evidenciaría una dilución de la concentración”.

La detección de compuestos orgánicos en Ceres también tiene implicaciones sobre cómo surgió la vida en la Tierra. A diferencia de la opinión de McSween, un grupo importante de investigadores creen que los “ingredientes” para que surgiera vida terrestre, llegaron por asteroides y otras rocas espaciales que sirvieron de despachadores de compuestos orgánicos en el planeta; y afirman que encontrar a esta materia orgánica en Ceres, añade cierta credibilidad a esa teoría.

Indiscutiblemente que los hallazgos en Ceres avivan el debate sobre el surgimiento de la vida y de nuevo nos plantea la interrogante ¿estamos solos en el universo?

Más en TekCrispy