Reptil01

Se anunció el hallazgo de un reptil que se presume estaba embarazado, debido a que tenía un embrión en su interior. Aunque el embrión pudo ser un presa engullida y sin digerir, hay evidencias para creer que era un embarazo de gestación vivípara, es decir, que nacería vivo y probablemente en el agua, lo que siendo un fósil de reptil, representa un descubrimiento importante sobre la evolución de los mamíferos.

El fósil de reptil embarazado, desenterrado por los científicos, es de la era de los dinosaurios. Es un hallazgo imprevisto, porque el embrión encontrado dentro del fósil de 240 millones de años no estaba dentro de un huevo, según un estudio publicado hoy en Nature Communications. Eso significa que, a diferencia de la mayoría de los reptiles y todas las aves de hoy, este antiguo reptil marino no ponía huevos, sino que daba a luz a las crías vivas, al igual que lo hacen los mamíferos. Más razones para pensar que hay relaciones evolutivas reptil-mamífero.

Llamado Dinocefalo Saurio, este fósil es un reptil pariente de los dinosaurios, y un antepasado distante de los cocodrilos y pájaros modernos. Estos animales depredadores vivieron en el agua y crecieron a por lo menos 13 pies de largo (3,90m), con cuellos que componen casi la mitad de esa longitud.

Al surgir la duda sobre si el embrión era un presa engullida por el Dinocefalo Saurio, los científicos Dinghua Yang y Jun Liu, mostraron evidencias de dos razones que les han llevado a concluir que se trataba de un embrión destinado a nacer vivo, y no dentro de cáscaras de huevo; y que por ningún motivo dichos huevos iban a ser depositados en el agua, y el gigante animal tampoco se trasladaría a tierra a poner huevos.

El diminuto esqueleto dentro del reptil adulto estaba fosilizado en la posición fetal canónica, que significa acurrucado, y mirando hacia adelante. De hecho, había también un pez parcialmente digerido dentro de este reptil, y su cabeza estaba mirando hacia la dirección opuesta. Además, no había cáscaras de huevo encontradas dentro o alrededor del esqueleto adulto.

Si el espécimen de Dinocefalo Saurio estuviera realmente embarazado, sería un hallazgo asombroso, y el primero de su clase. Incluso hoy en día, la mayoría de los otros reptiles y todas las aves ponen huevos, aunque algunas serpientes y lagartos han evolucionado para parir crías vivas. En el caso de Dinocefalo Saurio, dar a luz a los bebés en lugar de poner huevos habría tenido una ventaja evolutiva.

La  parte anatómica del reptil marino, con su cuello largo y pesado, probablemente hizo que el animal fuera torpe y vulnerable en tierra. En otras palabras, ir a tierra para poner sus huevos, como lo hacen las tortugas, no habría sido favorable anatómicamente. Poner huevos bajo el agua tampoco era una opción, porque los embriones de reptiles necesitan respirar oxígeno a través de la cáscara. Evolucionar para dar a luz las crías habría sido altamente ventajoso, escriben los autores