Rat N Gen Ticamente Incapaz De Desarrollar Adicci N A La Coca Na

Científicos de la Universidad de Columbia Británica, en una investigación a cargo de la Dra. Shernaz Bamji, profesora del Departamento de Ciencias Celulares y Fisiológicas, han diseñado un ratón genéticamente incapaz de convertirse en adicto a la cocaína. Este trabajo podría revelar por qué algunas personas se vuelven adictas a las drogas y también dar respuestas de cómo se podrían evitar las adicciones.

“El propósito de nuestro estudio era entender un poco más sobre el cerebro adicto y específicamente, entender un poco más sobre lo que está pasando a nivel celular y molecular”, dijo la Dra. Bamji.

Ya los investigadores están bastante seguros de que la adicción es una forma de aprendizaje, que se localiza en una región particular en el cerebro. Para ello, se debe aprender a consolidar conexiones sinápticas, y esto implica que se necesite agregar más “pegamento”; en este caso, una proteína llamada cadherina, que mantiene las células del cerebro adheridas a la sinapsis.

Los investigadores crearon unas cámaras en donde introdujeron ratones normales, y algunos que tenían la cadherina o pegamento. Una de las cámaras tenía cocaína, y los ratones aprendieron que en esa cámara se podían drogar. Con los días, las conductas de los ratones se hicieron evidentes, ya que habían sido entrenados para desarrollar adicciones, ya que muchos ratones normales habían regresado a la cámara en donde había cocaína, mientras que los ratones que se habían tratado con cadherina, no regresaron en busca de cocaína, y parecían tener tanto bienestar como los ratones adictos.

El estudio sugiere una serie de descubrimientos interesantes, incluyendo la adición a la evidencia de que el uso repetitivo de drogas tiene mucho que ver con la genética y la bioquímica, en lugar de ser sólo algo que afecta a los individuos “débiles”. También revela la posibilidad de desarrollar posibles tratamientos para la adicción, aunque, como la autora principal, Dra. Andrea Globa, dijo a los medios de comunicación: “No es del todo simple, y queda mucho camino por delante en esta investigación”.

Este es el gen que le permite a los humanos recorrer largas distancias

La Dra. Globa también dijo que, cualquier cosa que se pueda averiguar sobre cómo funcionan estos circuitos es emocionante, y nos permite pensar en la posibilidad de ser capaces de dirigir partes del cerebro con una droga en particular, y descubrir cómo es que se desarrollan las adicciones y que puede hacerse para prevenir o intervenir en una adicción.

“Una cosa importante a tener en cuenta,” señala la Dra Globa, “es que la cadherina es importante en una gran cantidad de diferentes tipos de aprendizaje, no sólo la adicción patológica. Así que simplemente apuntar la cadherina con una droga podría no ser el mejor enfoque porque la reducción de la capacidad de alguien para recordar los efectos gratificantes del uso de una droga también podría tener efectos negativos en su capacidad de recordar cosas importantes en su vida cotidiana”.

A pesar de estas conclusiones, sobre la cadherina y los efectos negativos que podría traer, como el olvido de algunas otras cosas o aprendizajes que no tienen que ver con la adicción a la cocaína, son avance importantes en la prevención y el descubrimiento de propensiones genéticas a padecer adicciones.

Más en TekCrispy