Un reciente descubrimiento y estudio en Suráfrica muestra claramente cómo ancestros de los mamíferos alguna vez tuvieron depósito de veneno como las serpientes: aunque parezca extraño, el hallazgo de un fósil así lo indica. Normalmente se cree que las serpientes son las reinas del veneno, pero se pudo comprobar mediante este descubrimiento que los mamíferos también lo producían, incluso antes que algunos reptiles.

El Dr. Julien Benoit, investigador del Instituto Bernard Price de Investigaciones Paleontológicas de la Universidad de Witwatersrand, y sus colaboradores  descubrieron recientemente la existencia de  un fósil de reptil pre-mamífero, el therapsid Euchambersia.

La criatura, que según el registro fósil era del tamaño de un canino y podía medir entre 40cm y 50cm de largo, vivió hace unos 260 millones de años, antes de la primera serpiente, que sólo existió 100 millones de años después de esto.

Benoit señaló que “la serpiente vivió al menos 167 millones de años después, y hay registros de grandes colmillos y depósitos de veneno, pero sin embargo la Euchambersia evolucionó para segregar veneno más de 100 millones de años antes de la existencia de la primera serpiente ”.

La primera Euchambersia fue descubierta en 1932, y la segunda en 1966, en la granja Van Wyk Fontein, cerca de Colesberg en el Cabo Oriental. Ha descrito el equipo de la Universidad de Wits que lo que causa intriga es que la Euchambersia está relacionada con los primeros mamíferos, no con las serpientes. Cada año se descubren cada vez más mamíferos productores de veneno, incluyendo musarañas y primates como los Loris del sudeste asiático, según registros fósil.

Pero ¿cómo secretaba la Euchambersia su veneno?, al parecer, el cráneo posee un deposito, o más bien una fosa ancha, profunda y circular (un espacio en el cráneo) para acomodar una glándula venenosa  que estaba presente en la mandíbula superior, conectada al canino y a la boca por una fina red de conductos y canales óseos, afirmó Benoit mientras continúa analizando los hallazgos hasta el momento.

Además el equipo universitario de Benoit, descubren dientes previamente no descritos escondidos en las proximidades de los huesos y la roca: dos incisivos con coronas conservadas y un par de caninos grandes, que tenían una cresta afilada. Tal dentición estriada habría ayudado a la inyección de veneno dentro de una presa. Los investigadores concluyen de los hallazgos, además de los registros de fósiles encontrados, que la Euchambersia usaba el veneno para cazar presas y poder alimentarse.

Más en TekCrispy