Información Clasificada - Periodistas

Filtraciones como las que Edward Snowden efectuó en el 2013, no podrían haberse llevado a cabo con éxito sin la labor conjunta con periodistas de The Guardian y The Washington Post. La labor de los medios, más allá de emitir su opinión, se encuentra en la verificación de las fuentes y el material obtenido, así como la difusión adecuada de las noticias. Sin embargo, una ley que se encuentra en revisión en el Reino Unido, podría sancionar por igual a las fuentes que filtren información, como a los medios que que la publiquen.

La Ley de Espionaje propuesta, que ahora mismo se encuentra bajo consulta por la comisión de Leyes en el Reino Unido, haría que las autoridades persigan con facilidad a las organizaciones de noticias que publiquen material clasificado. Lo que es más, la nueva ley podría encarcelar a periodistas que publiquen filtraciones con hasta 14 años si se demuestra que la información puede “favorecer a un poder extranjero“.

Activistas de la libre expresión ya se han pronunciado al respecto solicitando que se incluya una cláusula para proteger a los periodistas de esta ley. Sin embargo, las respuesta ha sido un poco vaga ya que el comité estima que tal ‘excepción‘ podría ser visto como una medida arbitraria:

Las salvaguardias legales que existen actualmente son suficientes para proteger la actividad periodística sin necesidad de una defensa estatal. Además, desde nuestro punto de vista la introducción de un estatuto de defensa estatal solo para los periodistas podría ser considerado arbitrario, ya que hay otros profesionales que podrían violar el derecho penal en el ejercicio de sus labores legítimas.

Sin embargo, la nueva ley no solo sancionará al periodista que obtenga información filtrada y la publique, sino también a quienes re-publiquen dicha información, volviéndose una cadena en la que todos los que divulguen información clasificada puedan llegar a ser penalizados. La consulta de la nueva ley de espionaje concluye así:

…la defensa de una tratarse ‘de una publicación previa’ debería estar disponible sólo si el acusado prueba que la información en cuestión estaba de hecho legalmente autorizada para el dominio publico y ampliamente difundida…

Claramente, si eres periodista y estás citando a la fuente principal que publico las filtraciones, ni tu ni esa fuente están “legalmente autorizados para hacer la información de dominio publico”, así que la ley también te sería aplicada.

Con esta aplicación podrás saber si tus datos han sido filtrados

El origen de esta nueva ley radica en las preocupaciones por parte del Gobierno por la creciente fuga de información de los sistemas de información.

La defensa de los periodistas se encontrará siempre en que ellos no intentan “favorecer a un poder extranjero”, pues a pesar de que este tipo de leyes son rara vez utilizadas en contra de ellos, han habido casos conocidos como el de la Policía Metropolitana en 2011 que intentó forzar al periódico The Guardian a que revelara las fuentes en un escándalo de hackeo telefónico.

La ley como hemos dicho se encuentra en consulta desde el pasado 4 de Febrero hasta el 3 de Abril.

Más en TekCrispy