Una gran cantidad de terapias y medicaciones se toman para superar las fobias, esos miedos intolerables que sufren muchos seres humanos. Por ejemplo a las arañas o algún insecto; puede ser miedo a animales, situaciones u objetos en particular. Sin embargo, ninguna de ellas ha mejorado a los pacientes sin el uso de fármacos. Hoy se investiga sobre una nueva técnica de exposición corta al objeto del miedo o fobia.

La técnica fue ideada por investigadores del Instituto para la Mente en Desarrollo en el Children’s Hospital de Los Ángeles, California y consiste en someter a los pacientes, sin aviso previo, a una breve exposición de una imagen del objeto de su fobia, pero por tan breve tiempo que el cerebro no capta plenamente la imagen.

Los científicos han probado este nuevo método, basado en la “terapia de exposición”, justamente de los objetos a los que son fóbicos, con personas que sufren de fobias debilitantes.

La técnica consiste en mostrar las imágenes fóbicas del paciente en ráfagas tan cortas que ni siquiera son conscientes de su apariencia, pero la imagen es captada por una parte de su cerebro. En el enmascaramiento inverso, que es como se ha denominado el método, se muestra una imagen objetivo muy brevemente, y luego es inmediatamente seguida por una imagen no objetivo o “máscara” que impide el reconocimiento del objetivo.

Mientras esto ocurre, se realiza a los pacientes un escaneo de sus cerebros, utilizando la tecnología fMRI. El estudio se realiza con un grupo experimental de 21 personas fóbicas a las arañas y 21 personas no fóbicas que es el grupo control. Se mostraron ráfagas de imágenes de arañas y según el escaneo, una parte del cerebro capta y bloquea las señales de miedos y fobias. Por el contrario si la imagen se expone por más tiempo el cerebro se hace consciente del miedo y no lo bloquea.

Los escáneres cerebrales mostraron que una breve exposición a imágenes fóbicas activaba las regiones del cerebro asociadas con el procesamiento del miedo. Pero los participantes no experimentaron el miedo conscientemente porque las exposiciones muy breves también activaron las regiones cerebrales que regulan el miedo. Sin embargo, los escáneres también mostraron que durante un corto periodo de tiempo si se pueden activar las señales de miedo y fobia; por ello se ha trabajado con ráfagas de imágenes objetos de la fobia.

La exposición claramente visible a las imágenes de araña, por el contrario, desactivó las áreas del cerebro que regulan las respuestas de miedo, induciendo la experiencia consciente del miedo.

Más en TekCrispy