Uber Flying Car

El concepto de coches voladores es uno que viene circulando desde hace un buen tiempo. Por aquí ya hemos discutido los proyectos que más prometen al respecto y que estamos siguiendo muy de cerca porque son los pueden llegar a materializarse. Uber, quien hasta ahora había centrado sus esfuerzos en la tecnología de coches autónomos, ha dado nuevas señales de que los automóviles voladores son su próxima gran apuesta.

El nuevo paso de Uber en este nuevo terreno, ha sido contratar a un ingeniero de la NASA, Mark Moore, quien trabajó para esta agencia espacial por 30 años en el área de vehículos aéreos avanzados. Sin embargo, el papel de Moore dentro de Uber, no es el de construir un auto volador para la compañía, sino de participar en un proyecto con el que Uber pretende acelerar el desarrollo de tecnologías para que estos coches voladores se materialicen. Esto por supuesto, deja la puerta abierta para que el mismo Uber utilice la tecnología que se desarrolle para fabricar sus propios coches –pese a que la compañía repita que no es la prioridad.

Este es el lugar más frío en todo el Universo

Nikhil Goel, el jefe de Productos para Programas Avanzados de Uber ha dicho que: “Estamos emocionados de tener a Mark trabajando junto a nuestras compañías e inversionistas, tal como continuamos explorando el uso descrito en nuestro paper“, refiriéndose al proyecto desarrollado por la empresa en el que proponen la creación de vehículos de despegue y aterrizaje vertical (VTOL, por sus siglas en inglés).

El grupo de ingenieros, incluidos Moore enfrentan por ahora muchos desafíos que deben superarse como el ruido que los autos generan al volar, la autonomía de la batería y las restricciones de tráfico aéreo. A esto sumándole el hecho de que la tecnología debe ser rentable. Así que a corto plazo, los autos voladores seguirán siendo parte de la ciencia ficción.

Más en TekCrispy