Droplets870

En la actualidad los implantes metálicos de cadera u otras articulaciones, así como los de stent utilizados en arterias coronarias, son fabricados frecuentemente de titanio por la dureza de este material. Sin embargo cualquiera que sea el material utilizado, existe siempre un pequeño margen de pacientes que experimentan rechazo al material y otras complicaciones.

Esta es la razón por la que los médicos prescriben medicamentos inmunosupresores y anticoagulantes (porque también hay riesgo de que se formen coágulos alrededor del implante) por períodos prolongados. Pero esto podría cambiar gracias a la investigación llevada a cabo por científicos en la Universidad del estado de Colorado, ya que han desarrollado una aleación de titanio con una superficie que sirve de barrera entre el metal y el material orgánico.

Paradójicamente, se ha recomendado la utilización de compuestos que tengan afinidad con la sangre para evitar el rechazo de los implantes. El nuevo material desarrollado, por otro lado, repele por completo la sangre a un nivel que los anticuerpos en la sangre no reaccionen al material metálico utilizado y no lo reconozcan como un cuerpo extraño.

Bacteria intestinal puede ayudar a convertir sangre tipo A y B en tipo universal O

Para lograr su cometido, los científicos investigaron y analizaron diferentes combinaciones de compuestos químicos y texturas de la superficie hasta llegar al consenso de que una capa de nanotubos fluorados es la mejor elección. Esta capa previene por completo la coagulación en la superficie del material.

Por supuesto aún faltan muchos experimentos por ser realizados para que podamos ver nuevos implantes utilizando este tipo de superficie, pero es sin duda un importante avance que ayudará a reducir la tasa de rechazos. Más aún, se reducirá el periodo de exposición a fármacos inmunosupresores que tienen como efectos secundarios trastornos metabólicos, entre otros.

Más en TekCrispy