Malware

Si bien las amenazas de malware para macOS se cuentan con los dedos de las manos, es importante que todos los usuarios estén pendientes porque cuando un software malicioso logra irrumpir en un sistema lo hace con la peor de las intenciones. En este caso la empresa de seguridad Malwarebytes es quien ha reportado el primer malware del 2017 que se infiltra en el sistema operativo macOS (incluida la última versión de Sierra) y sustrae datos privados.

En concreto, se ha detectado que este nuevo malware conocido como OSX.Backdoor.Quimitchin o apodado simplemente Fruitfly es capaz de pasar por los filtros de seguridad de macOS camuflándose bajo código antiguamente utilizado para desarrollar software en Linux. Su funcionamiento, explican, es muy básico y lo que hace es correr una serie de scripts que toman capturas de pantalla e intentan controlar nuestra webcam (para tomar imágenes nuestras). Luego, el contenido es enviado a los servidores del hacker desarrollador.

Fruitfly fue descubierto por un administrador IT quien se percató de un tráfico de salida inusual de un ordenador Mac. Al investigar se percató de la presencia de una serie de programas que no estaban autorizados y decidió reportarlos. Malwarebytes asegura también, que el principal objetivo de este tipo de software malicioso son los centros de investigación biomédica —será alguna campaña de espionaje industrial?.

De cualquier modo, Apple ya ha sido notificada y aseguran ya están trabajando en una medida de seguridad que bloquee este y otro tipo de malware que opere de forma similar. La actualización debería estar disponible para las próximas semanas así que a estar atentos y tratar de no descargar ningún software no firmado o alojado en tiendas de aplicaciones reconocidas.

Si sospechan de la intrusión de este tipo de malware, también podrían utilizar la herramienta de Malware Anti-Malware para Mac que es completamente gratuita y los ayudará a eliminar este software malicioso.