Tiburon Cebra Hembra

La partenogénesis es una forma natural de reproducción asexual en la que los embriones se desarrollan en ausencia de fertilización. Los casos de reproducción partenogenética en organismos vertebrados es escasa, se registra en 0,1% de especies de vertebrados conocidos. Existe la partenogénesis obligatoria, en la que todos los individuos de una especie se reproducen asexualmente y la partenogénesis facultativa, en la que los individuos optan por este tipo de reproducción en respuesta a ciertas circunstancias.

La mayoría de los casos documentados de partenogénesis facultativa en vertebrados se han registrado a partir de hembras en situación de cautiverios, que no han tenido exposición a los congéneres masculinos durante toda su vida reproductiva.

En un estudio realizado en la universidad de Queensland en Brisbane, Australia, la doctora Christine Dudgeon y sus colegas develaron una nueva línea de evidencia que puede ayudar a dilucidar la prevalencia y la función de la partenogénesis en los vertebrados. La investigación fue basada en una tiburón cebra hembra (Stegostoma fasciatum) llamada Leonie.  En 1999 se juntó con su pareja en un acuario en Townsville, Australia, donde tuvieron más de dos docenas de crías, antes de ser trasladada a otro tanque en 2012.

A partir de entonces, Leonie no tuvo ningún contacto masculino. Pero a principios de 2016, tenía tres pequeños tiburones. Esta situación intrigante provocó que los científicos comenzaran a buscar respuestas para explicarlo.

¿Cómo se da el cambio de sexo del pez payaso?, esto dice la ciencia

Una posibilidad era que Leonie tuviera almacenado esperma de su ex y la usará para fertilizar sus huevos. Pero las pruebas genéticas mostraron que los bebés sólo llevaban ADN de su madre, indicando que habían sido concebidos mediante reproducción asexual partenogenética.

Algunas especies de vertebrados tienen la capacidad de reproducirse asexualmente a pesar de que normalmente se reproducen sexualmente. Estos incluyen ciertos tiburones, pavos, dragones de Komodo, serpientes y rayas. Sin embargo, la mayoría de los informes han sido en hembras que nunca han tenido pareja masculina, lo cual hace que Leonie sea un caso muy particular.

Tras intensas investigaciones, el equipo de científicos encontró que en ciertas especies de tiburones, la reproducción asexual puede ocurrir cuando el óvulo de una hembra es fertilizado por una célula adyacente conocida como cuerpo polar, la cual contiene material genético, que conduce a la “endogamia extrema”.

No se trata de una estrategia que busca la sobrevivencia de muchas generaciones, ya que reduce la diversidad genética y la adaptabilidad; sin embargo, resulta útil en los momentos en que los machos son escasos. Esto podría ser visto como un mecanismo de retención; los genes de la madre se transmiten de hembra a hembra hasta que haya machos disponibles para aparearse.

Dudgeon expresa que: es posible que el cambio de la reproducción sexual a la reproducción asexual no sea tan inusual; simplemente no hemos sabido buscarlo”.

Más en TekCrispy